FOTOS: Tres años paralizada obra de la universidad Alma Mater

Hugo J. Boscán | Fotos: Iván Piña |

Los trabajadores que en los primeros años participaron en la construcción de la universidad Alma Mater, al oeste de Barquisimeto, una vez más salieron a la intercomunal Florencio Jiménez para exigir la reanudación de la obra.

Poco después de las siete de la mañana se ubicaron en el semáforo de El Pescadito impidiendo el paso de todo tipo de vehículos, en ambos sentidos.

“Estamos muriéndonos de hambre con nuestras familias porque no hay trabajo y lo que se ha hecho en Alma Mater está perdiéndose”, dijo uno de ellos.

En pocos minutos la cola se hizo extensa hacia el este o el oeste, mientras el grupo esperaba la llegada de un funcionario que les diera alguna razón positiva.

Pasadas las 9, uno de los dirigentes del sindicato que les agrupa recibió una llamada telefónica y una comisión se trasladó a Corpolara, donde serían recibidos.

A esa hora el tránsito automotor comenzó a movilizarse hacia y desde Barquisimeto.

“Eso está paralizado por completo y nosotros esperando que se reinicien los trabajos para poder ganar el sustento para las familias”, expresó Paul Peña, uno de ellos.

Oscar Castillo, por su parte, se preguntó, qué se hicieron los millones de bolívares que el presidente Maduro aprobó en el 2015 para la continuación de la institución educativa.

En efecto, el 28 de octubre del 2015, fueron aprobados 295,35 millones provenientes del Fondo de Compensación Interterritorial para la ejecución de la cuarta etapa de la obra.

El 27 del mismo mes, el ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, había asignado a la Universidad Politécnica Territorial Andrés Eloy Blanco (Iutaeb), la administración, uso y financiamiento de la construcción, lo que no ha ocurrido.

Luis Saavedra, otro de los participantes en la protesta, también preguntó qué ha pasado con esos 295 millones que, evidentemente, en la universidad Alma Mater no han sido invertidos.

Dijo que, igualmente, por falta de vigilancia, los delincuentes están desmantelando lo que se ha hecho, robándose los materiales como cabillas, techos y cercas.

Además, de noche, los módulos construidos son convertidos en escondites para antisociales luego de cometer sus fechorías.

Los 600 trabajadores en espera afirmaron que si en los próximos días no tienen una respuesta positiva, con la reapertura de los trabajos, volverán a cerrar la autopista, y por más tiempo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios