#ESPECIAL Más del 56% de los nacimientos en Lara ocurren en Iribarren

José Manuel Zaá | Foto: Archivo |

Sobre las camillas del servicio de Ginecobstetricia del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp) se recuperan decenas de madres provenientes de otros municipios de la región, como también de otros estados, quienes lograron sortear las complicaciones de un embarazo marcado negativamente por la escasez de medicamentos y las deficiencias en la atención pública a nivel local, para traer al mundo a un niño que tendrá en su acta de nacimiento a Barquisimeto como su ciudad natal, aunque su crianza se lleve a cabo en otro lugar.

La arepa de maíz, el pan y las hortalizas, según contaron, fueron alimentos que protagonizan la dieta de las parturientas durante la gestación.

Un cuantioso grupo de ciudadanas que logró entrevistar el equipo reporteril de EL IMPULSO se vieron obligadas a comer lo que encontraban para llenar el estómago, aunque los especialistas recomiendan basar la ingesta alimenticia en pollo, leche y otros productos de difícil acceso en la Venezuela actual.

Por unos 40 kilómetros tuvo que ser trasladada de emergencia María Uzcátegui hasta el Hcuamp. La razón: sufrió una subida importante de tensión arterial y en el Hospital Baudilio Lara de Quíbor, institución en la que estuvo controlándose el proceso de gestación, no cuentan con los especialistas ni insumos necesarios para poder salvar la vida de recién nacidos prematuros.

Como este, se aprecian cientos de casos. Personas originarias de Carora, El Tocuyo, Sanare, Sarare y demás rincones de la entidad, e incluso de otras partes de la región centroccidental, terminan acudiendo al Hospital Central de Barquisimeto por las deficiencias en la atención pública -y hasta privada- en el ámbito local.

Narró Uzcátegui que debió permanecer tres semanas hospitalizada en el Hcuamp para estabilizarse, poder ser intervenida quirúrgicamente y traer al mundo a una niña de 33 semanas de gestada.

“Cuando yo llegué me dijeron que fue un embarazo mal controlado, de repente por la comida, pero no entiendo. Yo comía mi arepa de maíz pilado normal, a veces comía lentejitas”.

Barquisimeto acapara nacimientos

De los 19.183 pequeños que vinieron al mundo durante el 2016 en la región, a través de la asistencia en los centros de salud pública, más de 56 % nació solamente en Barquisimeto, según reflejan estadísticas que maneja la Dirección sectorial de Salud en Lara, aunque no tiene la especificación de cuántas madres de municipios y estados foráneos se trasladaron hacia la capital larense.

Entre partos y cesáreas, vinieron al mundo 10.900 vidas nuevas en el Hcuamp durante el año pasado, cuando en la Ciudad Madre de Venezuela solo lo hicieron 1.993 (1.809 partos y 103 cesáreas).

Las otras poblaciones importantes de la región larense, como Jiménez, Palavecino y Torres, sólo concentran 1.277 partos atendidos en sus ambulatorios y hospitales.

Centro hospitalario con mayor confianza

Aseguró a EL IMPULSO el director sectorial de la Salud en la entidad, Ruy Medina, que los índices de natalidad se han mantenido parecidos a los del 2016 durante años anteriores. Incluso en el mes de enero, expuso, la tendencia se mantuvo tras los 570 partos y las 345 cesáreas que se hicieron en el Hospital Central. Todo ello porque la “clientela” del principal centro de salud de Lara “es muy alta”.

“Hay sitios donde los médicos le dicen a las embarazadas que el parto va a ser difícil y las mandan para el hospital (Hcuamp) y la gente nos llega al Hospital Central porque, gracias a Dios, tienen confianza en nosotros (…) Ese es todo el problema”.

Sobre las declaraciones de voceros oficialistas en las que aseguran que hay baja operatividad en hospitales y ambulatorios foráneos, y por ende las embarazadas se ven obligadas a trasladarse a Hcuamp, Medina comentó que son pronunciamientos “irresponsables” porque no se hacen acompañar de sustento estadístico que compruebe tal denuncia.

“Por lo menos manejar cifras para comparar los años es el método científico que a mí me enseñaron. No sé cuál habrán aprendido ellos, tal vez es un socialista, chavista y revolucionario que cambia todas las reglas (…) No tienen números para demostrar eso”.

Recordó que a Lara llegan casos de otros estados, como por ejemplo, de Yaracuy.

Aumentan casos de preeclampsia

Uno de los mayores problemas que perciben actualmente en el Antonio María Pineda es el alto número de parturientas que llegan con preeclampsia o tensión arterial elevada, develó Medina.

“No hay medicamentos antihipertensivos y las pacientes no se están tratando. No tenemos como controlarlas en el ámbito rural, en los ambulatorios, y la embarazada lógicamente acude al Hospital Central para solucionar su problema”.

Tal fue el caso de gran parte de las entrevistadas por el equipo reporteril de EL IMPULSO, durante la visita a Ginecobstetricia. Al menos ocho de diez consultadas manifestaron haber asistido al Hcuamp por complicaciones con el embarazo como preeclampsia o síndrome de Hellp.

Allí se encontraba Rosalía Arteaga, una joven mamá oriunda de Santa Rosalía de Portuguesa, quien tuvo que ser remitida de Acarigua a Barquisimeto de urgencia porque la tensión se le subió a 160/100 mm de Hg y debió ser operada para sacar a su niña de 29 semanas. Afortunadamente su hija ya está recibiendo cuidados en Neonatología.

“Yo tuve mis controles normales pero luego se me empezó a elevar la tensión. En eso me mandaron una pastilla (un antihipertensivo) que solo conseguía a veces con los cubanos (en los CDI)”.

Desde el 2014 hasta ahora, se empezaron a ver este tipo de casos, los cuales se transformaron en el día a día de las embarazadas larenses, como consecuencia del desabastecimiento de medicinas que aqueja a Venezuela y ronda el 85 %.

“De allí es que el Hospital Central tiene el mayor índice de muertes maternas porque a nosotros nos mandan los casos más complicados de toda la región centroccidental”, añadió el doctor Ruy Medina.

¿Cierre técnico?

Sobre el tema se consultó a la presidenta de la Comisión de Salud del Consejo Legislativo del Estado Lara (Clel), Nereida Sosa, quien manifestó que en hospitales y ambulatorios de los municipios existe un cierre técnico.

“Como no hay hospitales operativos en los municipios, porque únicamente reciben consulta de control, pero no están operativos para atender cirugías partos y embarazos, la gente lo que hace es venirse a parir a Barquisimeto, a menos que para de urgencia en su casa”.

Se mostró preocupada porque, a su juicio, es muy bajo el número de nacidos en localidades foráneas del estado. No obstante, dijo no manejar cifra alguna sobre el tema.

“Ahora según las partidas de nacimiento nadie nació en Quíbor, en Carora, en Sanare, nadie nació en Bobare porque todo el mundo se viene para acá”, subrayó.

Acotó que desde la Comisión de Salud del Clel, investigarán la situación.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios