Río Claro vive con un solo tanque que funciona

Yandribeth Medina Gutiérrez | Ivan Piña |

El agua es un recurso vital y de extrema importancia para todas las personas de la población venezolana; este llega a las comunidades y ciudades a través de procesos que realizan las diferentes empresas encargadas de tratar el líquido.

En Lara la responsabilidad recae en Hidrolara, organización que se encarga de ofrecer el servicio de agua potable y el saneamiento de la misma.

Actualmente se han presentando muchas quejas y reclamos en cuanto al suministro del agua en la región.

Lo que se ha dejado escuchar por parte de los usuarios es que el problema número uno está relacionado a los cortes no programados y el aumento de las tarifas.

En las diferentes poblaciones del estado los problemas varían, al menos en el sur de la ciudad, específicamente en Río Claro, capital de la parroquia Juares del municipio Iribarren, este tema se ha convertido en un asunto que requiere ser tratado de manera inmediata debido a la gravedad del mismo.

-Las calles, el servicio, los diques, los tanques, las tuberías, todo se encuentra en mal estado y cada vez se agrava más. Esto se debe directamente a la falta de mantenimiento por parte del ente correspondiente, es decir, de Hidrolara, quienes no han prestado la ayuda requerida a la población para buscarle solución a los problemas que estamos presentando referente a este importante recurso-, manifestó Glamenis Peña, habitante del sector.

Agregó que han sido varias las veces que han estado en la empresa solicitando colaboración, además de una importante cantidad de reportes que les han hecho llegar pero hasta el momento no les han atendido como debería ser.

“No nos quieren atender y esto es muy lamentable, no quieren trabajar con el poder popular, tienen una planificación aislada a la necesidad que tenemos”, dijo.

Quienes viven en el pueblo solo cuentan con el servicio unas tres horas de manera irregular, es decir no es todos los días.

Formaron algunas comisiones para ir a donde se ubican los tanques y hacer trabajos de mantenimiento, aseguran que de los tres existentes solo está funcionando uno y los otros se encuentran tapados de arena y completamente sucios.

-Dicen que no vienen a Río Claro porque no pagamos agua, situación que es bastante critica. No la pagamos porque no tenemos agua tratada, tienen sapos, residuos, entre otras cosas que nos pueden causar enfermedades. Prácticamente estamos bebiendo el agua directamente del río, por eso no le podemos pagar un trabajo que no hacen.

Refirió que este problema es de vieja data, el consejo comunal está formado desde el año 2006 y desde entonces solo han visto operar la empresa cuando hacen presión por medio de protestas y reclamos incesantes, incluso con el secuestro de las maquinas. “Sabemos que no es la forma correcta de accionar porque esas cosas generan violencia, pero es la única manera que hemos conseguido para verlos en la zona”.

Hicieron un llamado para que se aboquen en cumplir con aquellos que les corresponde como empresa responsable del suministro de agua en la localidad, tomando e cuenta la realidad de su comunidad.

Esperan que Hidrolara pueda atender prontamente sus solicitudes y que se genere un intercambio de ideas en cuanto a la búsqueda de soluciones. “Es el servicio de la población y no sé porque no pueden venir acá y comunicarnos lo que pueda estar pasando”.

Indicaron que tienen grandes enlaces con el gobierno nacional, con el ministerio de las comunas entre otros entes que les pueden apoyar.

Explicó que en ocasiones cuando la empresa hidrológica ha visitado el sector y han realizado trabajos en las aceras y calles, han dejado las cosas a medias y los mismos habitantes se han visto en la obligación de tapar los huecos con cemento y otros recursos porque de lo contrario todo estaría en “peores condiciones”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios