FOTOS: Buena Vista declarada en estado de urgencia

Mariángel Massiah | Fotos: Karen Paradas |

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) pronosticó lluvias dispersas en gran parte del país las próximas 72 horas, producidas por la inestabilidad atmosférica y una vaguada que proviene desde la zona centro hacia Suramérica.

El primer teniente y jefe del departamento de estadísticas del Cuerpo de Bomberos, ingeniero Luis Abarca, informó que se encuentran en alerta desde el día sábado por las lluvias intermitentes que se han presentado en toda la entidad. Alertó que este martes por más de cinco horas, llovió con mayor intensidad y en gran volumen, lo que afectó varios sectores.

En La Batalla, cuatro viviendas tipo ranchos ubicadas al borde de la quebrada sufrieron perdida de enseres; igualmente sucedió en algunas residencias a lo largo de la avenida Libertador donde colapsaron un par de tuberías. Abarca detalló que desde entonces han trabajado de la mano con el Departamento de Desarrollo Social y el Plan Alerta Barquisimeto para le inspección y valoración de riesgos. “Seguiremos en alerta, mientras pasa esta vaguada, con el monitoreo de quebradas y despejes de la vías. A pesar de que hubo riesgo de desbordamiento del Río Turbio, no sucedió y nos alegra saber que para la cantidad de lluvia que tuvimos no hubo tantas afectaciones”.

Emergencia

Una de las zonas más perjudicadas dentro del estado Lara por las fuertes precipitaciones fue la parroquia Buena Vista. Sector ocupado por más de 18.000 ciudadanos y ubicado en un territorio montañoso que fue declarado patrimonio cultural por el Museo Arqueológico de Quíbor y el Museo de Barquisimeto. Un sitio que no solo posee atractivos turísticos a lo largo de toda su extensión, sino que es una zona donde se produce todo tipo de rubros, desde café, pasando por cebollín, hasta caña de azúcar.

Los habitantes de Buena Vista describen al lugar como un pequeño y apacible pueblo. Sin embargo la paz de los baqueanos fue interrumpida cuando la vaguada ocasionó un estado de emergencia en el poblado.

Periodista de EL IMPULSO se dirigieron este miércoles en la mañana al lugar ubicado a 27 kilómetros de Barquisimeto, al oeste del municipio, para constatar la magnitud del siniestro. A lo largo de la única vía hacia el poblado, la montaña había cedido en varios tramos y solo un canal de la carretera era transitable.  La lluvia arrastró consigo todo tipo de troncos, barro, piedras de distintos tamaños y laja.  El peor de los escenarios observados al ingreso de la montaña fueron los gaviones (estructuras de piedras y enrejado metálico que protegen los márgenes de la carretera) colapsados, y parte de la autopista cedida.

A ocho kilómetros de la entrada principal de Buena Vista se encontraba un número significativo de ciudadanos que preparaban una excavadora para despejar la vía que por completo había quedado sepultada con piedra y lodo. La coordinadora parroquial de la Gobernación del estado Lara, Amelia Rivero, comentó que más de seis tramos estaban cubiertos con restos de la montaña; es decir, que los habitantes estaban atrapados dentro de su comunidad, nadie podía entrar o salir.

Rivero aseguró que desde las 6:00 de la mañana, una gran parte de los miembros de Buena Vista, iniciaron un arduo trabajo, con la puesta en funcionamiento de algunas máquinas que tienen en sus haciendas, y se dispusieron entre todos a despejar la vía; mientras llegaba la ayuda solicitada al gobierno central y regional. En esos momentos sólo podían transitar camionetas todo terreno, motos o ciudadanos a pie.

“Estamos en estado de emergencia, tuvimos que paralizar nuestras actividades cotidianas para atender esta contingencia. La ciudad se convirtió en un gran río con esta lluvia y nadie pudo salir a trabajar hoy; las escuelas amanecieron cerradas porque se inundaron y ni siquiera el transporte público pudo retornar a Barquisimeto. Entre todos trabajaremos para recuperar y limpiar nuestra comunidad y todo mientras le rogamos a Dios que no siga lloviendo”, expresó.

Buena Vista es una de las cabeceras del Río Turbio. A pocos metros de la entrada se encuentra un puente, debajo pasa un caudal que casi siempre es mediano, sin embargo, el productor Ángel Rodríguez relató que el río creció a un nivel tan alto que casi sobrepasa el puente y que la fuerza del mismo movía sus estructuras.

El casco histórico del pueblo está bordeado por cuatro quebradas que casi siempre están secas o pasa un solo hilito de agua. La fuerza con la que bajo el agua fue tan potente que arrastró consigo piedras inmensas y árboles enteros hacia las calles de la ciudad. El pueblo por completo parecía una zona rural porque las piedras y barro ocultaron el pavimento.

En un recorrido  se observó cómo algunas viviendas fueron destrozadas por la presión de las aguas, lo mismo ocurrió con algunas cercas; incluso al final de la avenida principal se derrumbó una puente construido con cerámica. En otra zona la fuerza del agua reventó más de seis tuberías, lo que dejó a toda la parroquia sin el líquido vital.

La familia Hernández fue una de las afectadas. José Hernández recordó con terror que la noche anterior, al momento que colapsó el puente, la quebrada se desvió hacia el patio de su casa y les generó un gran pánico pensar que el caudal se podría llevar su casa. Lo mismo opinó su esposa, María Hernández, quien pidió que la comunidad sea atendida.

“El Gobierno siempre nos atiende con pañitos de agua tibia pero tenemos tiempo sin recibir un verdadero mantenimiento en las quebradas. Sí nos atienden pero ya cuando pasa la catástrofe y es algo que se puede evitar. (…) Necesitamos que el gobierno en todos los niveles se unan y trabajen de la mano junto a esta crisis porque estamos seguros que si llovía por una hora más nos inundaríamos por completo”.

A las 11:25 comenzó a llover nuevamente en Buena Vista. Con tan solo cinco minutos de lluvia constante era impresionante el nivel de fuerza y la altura que llevaba una quebrada que normalmente es un terreno seco. Poco a poco el poblado comenzó a convertirse en un lago y de las montañas bajaba el agua en forma de lodo y ensuciaba todo a su paso.

En la carretera el panorama no pintaba mejor: las cunetas que por suerte no se encontraban colapsadas transportaban a gran velocidad toda el agua que bajaba de la montaña y en los lugares donde cayeron grandes piedras, consecuencia de las precipitaciones del día martes, el agua chocaba y formaba una especie de cascada.

Una vez más y poco a poco, la vía se comenzó a obstruir y los residentes solo rogaban que las lluvias se acabaran y que pudieran ser atendidos progresivamente para que se prevén este tipo de eventualidades, tal como lo expresó el coordinador parroquial del municipio, Xavier Mendez.

 

Atención a las comunidades

El gobernador del estado Lara, Henri Falcón, comentó que continúan los trabajos para solventar las irregularidades ocasionadas por el fenómeno climatológico que se han presentando en las últimas horas.

“No depende de nosotros que llueva o que no llueva, pero sí tomar decisiones para resolver rápidamente la situación que ha generado estragos en muchas comunidades”, expresó la máxima autoridad de Lara. Recordó que unas tuberías que se encuentran en los pozos del Bosque Macuto fueron “arrastradas” por el agua y que deberán hacer una inversión de 160 millones de bolívares para restablecer el servicio de agua potable en José Félix Rivas, La Carucieña y otras comunidades. No obstante, deberán esperar que baje el nivel de las aguas para reparar el daño.

Así mismo aseguró que existen unos problemas de inundaciones en Santa Rosa, Buena Vista, Cuji-Tamaca y comunidades de la zona alta de Quíbor.

Por otro lado, el alcalde de Palavecino José Barreras, inspeccionó los trabajos de limpieza  realizados en el buco que atraviesa  las comunidades 7 de Octubre y Villa Esperanza, luego de la obstrucción del mismo, producto de las lluvias acaecidas en el Municipio los últimos días.

Durante su visita a la comunidad, el mandatario local indicó que estos sectores están siendo afectados, no sólo por las lluvias, “sino también por las series de trabajos mal realizados en gestiones pasadas”.

“Al parecer cuando Misión Vivienda hizo el movimiento de tierras no tomó en cuenta algunos puntos importantes referentes a este tema, y hasta que no se resuelva esta situación, no podemos darle una solución definitiva a la obstrucción del paso de las aguas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios