Jóvenes larenses salesianos emprendieron misiones en Amazonas

Nota de prensa | Foto: Cortesía |

Bajo el lema “ustedes hermanos no se cansen de hacer el bien” Tesalonicenses 3 13;cinco jóvenes de Duaca estado Lara, se destinaron nuevamente a Amazonas para efectuar la Jornada Misionera Semana Santa 2017 al estilo salesiano; animados además por el mensaje del papa Francisco a la juventud “no se metan en la cola de la historia sean los protagonistas, construyan un mundo mejor, un mundo de hermanos, de justicia, de amor, paz, fraternidad y solidaridad” dispusieron de su tiempo para compartirlo con la comunidad indígena étnica de los Piaroa.

Con un recorrido terrestre de 1.006,5 km aproximadamente partiendo desde Duaca municipio Crespo, pasando por los estados Yaracuy, Carabobo, Aragua, Guárico y Apure los misioneros fueron recibidos en Isla Ratón ubicada en el municipio Autana del estado Amazonas, donde jóvenes de diferentes entidades del país se reunieron para recibir la bendición de envío por parte del párroco Juan Carlos Hernández partiendo a diversas comunidades a orillas del Orinoco y Río Sipapo entre ellas: Lencho, Caño Gruña, Coromoto, Samariapo y Pendare, esta última fue la comunidad destinada para los misioneros larenses conformado por los estudiantes universitarios José Salas y María Mercedes Pacheco y tres funcionarios de la Gobernación de Lara, el diseñador gráfico Alexis Aguilera y los periodistas María Rossana Méndez y Daniel Blanco.

La Jornada Misionera consta de recordar la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo y ante la dificultad de los idiomas (porque en su mayoría los indígenas no entienden español ni los misioneros el piaroa) los misioneros se las ingenian para a través de dibujos, dinámicas y presentaciones hacerles llegar el mensaje. Durante la jornada los días lunes y martes se destinaron al compartir con los jóvenes y niños, el miércoles la procesión del Nazareno, jueves se representó la última cena y lavatorio de los pies, viernes vía crucis y sábado vigilia para la Pascua de Resurrección.

La expedición también se trata de vivir y experimentar el estilo de vida indígena como dormir en chinchorros, caminar descalzos, cocinar a leña, con solo un par de horas de electricidad, lavar en el río, sin acceso a cobertura o internet y valorar los alimentos pues madrugan para buscar el pan de cada día que en este caso es la caza de rana, arañas y peces, también el mañoco (yuca tostada) alimento que agregan a todas las comidas, así como el casabe y el catara todos extraídos de la yuca y fabricado por ellos mismos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios