Ecoanalítica: Importaciones entre enero y febrero registran una contracción del 29,5 %

Juan B. Salas | Foto: Juan D. Vílchez V. |

La contracción de las importaciones en los primeros dos meses de este año, está en el orden del 29,5 % con respecto al año pasado; mientras que los desembolsos de divisas hacia el sector privado han descendido un 43,7 %, pasando de un promedio de US$ 15,9 millones en el primer trimestre del 2016 a US$ 9,0 millones en el mismo período de 2017, de acuerdo con el último informe coyuntura especial de Ecoanalítica.

Advierten que indicadores de alerta temprana hacen prever que el mes de abril, será el récord más bajo tanto de importaciones como de desembolsos de divisas hacia el sector privado, lo cual se traducirá en mayor recesión, escasez, devaluación del paralelo y, al final, en mayor crispación en el clima político en los meses por venir. “En Ecoanalítica pensamos que las condiciones están dadas para una ruptura social”, señala el informe.

Se recuerda que en el último mes el Gobierno decidió pagar su deuda externa, cancelando casi USD 3.000 millones entre capital e intereses. Por primera vez, a pesar de poseer los fondos difícilmente reunidos, se debatió internamente si deberían ser utilizados para el pago de la deuda externa o para palear la difícil situación económica (contracción acumulada del PIB de 26,4 % 2014-2017 e inflación esperada de 887,0 % en el 2017.

En los meses de octubre y noviembre es necesario realizar pagos de intereses y capital por más de USD 3.500 millones, para ello el Gobierno va a tener que ahorrar a una tasa de USD 500 a USD 600 millones mensuales, haciendo que la posibilidad de incrementar las importaciones se haga mucho más difícil. Es por ello que está buscando desesperadamente recursos en divisas.

De las diferentes operaciones que el Ejecutivo tiene planteadas, hay 3 que tienen alguna posibilidad de traer dinero fresco:  Operaciones de repo con bonos existentes como la realizada recientemente por Fintech; operaciones de Repo con oro y prestamos bilaterales, indica el informe.

Difícil pronostica el futuro

Los expertos de Ecoanalítica estiman que en estos momentos es muy difícil intentar predecir qué puede pasar con la situación política venezolana. Admiten que estamos en un punto de muy alta incertidumbre, donde los sucesos de cada día, tienen fuertes implicaciones sobre los siguientes, generándose dinámicas imposibles de predecir. La velocidad con que se vienen ocurriendo los hechos hace que noticias, imágenes, hechos de hoy, sean sepultados por nuevas noticias, imágenes, etc. en menos de 24 horas. A pesar de este punto de fuerte incertidumbre, existen diferentes factores que apuntan a que la probabilidad de un cambio político en Venezuela es mayor a la que los mercados están valorando.

Advierten que en los últimos 18 años el Ejecutivo no había atravesado una situación tan desfavorable para poder permanecer en el poder. Ante un Gobierno aislado internacionalmente y con altísimos niveles de rechazo interno, encontramos una oposición bastante unida y una crisis económica que, ante la imposibilidad de cambio de política, continuará profundizándose, deteriorando el poder adquisitivo de los venezolanos y trayendo situaciones de ingobernabilidad difícil de predecir. En la última semana se han producido en Caracas y el interior del país algunos saqueos focalizados (El Valle, San Martín, etc.) que podrían ser el detonante de un cambio en el soporte que las Fuerzas Armadas le están dando al gobierno. Estiman en el informe, que el gobierno de Nicolás Maduro es un gobierno débil que ha venido saliendo del marco constitucional a través de un golpe de estado continúo, que no se revierte simplemente al dar un paso atrás. El rompimiento del marco legal existente arranca con el uso de las instituciones, para enjuiciar y encarcelar a diferentes líderes de la oposición nacional. Continúa con la suspensión del referendo revocatorio, derecho consagrado en la constitución nacional y la no convocatoria a elecciones regionales. Simultáneamente, el Tribunal Supremo de Justicia produce diferentes sentencias, arrancando por el decreto de emergencia económica y terminando por las sentencias 155 y 156 de finales de marzo, que eliminaba todas las atribuciones de la AN. Estas últimas dos sentencias, son la que producen el pronunciamiento de la Fiscal General de la República, Luis Ortega Díaz, donde se establece la “ruptura del orden constitucional en Venezuela”.

Con la espada de Damocles, que representa el férreo control institucional por parte del presidente de la República, y la falta de compromiso del gobierno ante el proceso de dialogo a finales del año pasado, la oposición ha decidido que no puede negociar a medias y ha establecido 4 puntos fundamentales al Gobierno: 1) Apertura de un canal humanitario para alimentos y medicinas. 2) Pleno respeto a la AN. 3) Liberalización de los presos políticos y eliminación de las inhabilitaciones. 4) Elecciones generales, tanto presidenciales como regionales, de manera que sea el pueblo el que asuma el retorno al hilo constitucional de Venezuela.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios