Unexpo exigió protección y cese de impunidad

María Fernanda Peñalver | Foto: Cortesía |

De manera sorpresiva, integrantes de la Universidad Experimental Politécnica (Unexpo) Antonio José de Sucre fueron abordados ayer por un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en horas cercanas al mediodía con la intención de generar una reunión con las autoridades de la institución en vista de los hechos violentos generados la semana pasada.

Una de las mayores preocupaciones de parte de la rectora Rita Áñez fue la violación de la autonomía universitaria y la detención aparentemente arbitraria de un estudiante de la academia que representa, Alejandro Adarfio, quien además fue juzgado ante tribunal militar y cuya sentencia dictó como lugar de reclusión la cárcel de Ramo Verde.

Áñez, en el encuentro con el capitán Torres, expuso que constantemente la Unexpo es asechada por grupos de motorizados “todo el fin de semana estuvieron pasando por aquí”, señaló la autoridad quien consideró que se ha tratado de amedrentar a quienes hacen vida en la casa de estudio. Ante esta problemática exigió una respuesta de parte del cuerpo de seguridad que permanece apostado a las afueras de la institución.

Ante la situación, se solicitó el resguardo del núcleo para evitar que se genere otro hecho violento, asegurando además que el jueves y viernes pasado fueron atacados por un grupo de civiles armados quienes actuaron bajo la mirada de los funcionario de la GNB, por lo que se solicitó una respuesta a la “inacción” de los efectivos y que el caso no quede impune.

Torres por su parte se encargó de informar a quiénes pueden dirigir la denuncia y escuchó de manera atenta la historia de terror que se vivió en la Unexpo. “En la 61 con 15 hay un foco de peligro, ya van dos asesinados por el mismo lugar”, señaló la rectora, por lo que solicitó la colaboración de los castrenses porque “es preocupante tener la presencia de la GNB y que no haga nada”.

Asimismo se hizo hincapié en que se le dé libertad a Alejandro Adarfio, joven que además tiene condición especial por ser asperger. Tanto las autoridades, como el jefe de vigilancia y los estudiantes aseguraron que el universitario no se encontraba protestando y que dada su condición es de poco hablar, por lo tanto ni siquiera es capaz de agredir a un funcionario, delito que se le está imputando.

El encuentro dio como resultado la información necesaria para realizar las denuncias correspondientes, tanto del ataque como de las detenciones de estudiantes, las cuales serán realizadas en los próximos días por parte de las autoridades y representantes universitarios.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios