FOTOS: Dispararon balas contra el Metropolitano Javier y tumbaron portón en Bararida

José Manuel Zaá | Foto: Iván Piña |

La arremetida militar fue con cuatro tanquetas en esta ocasión. Los vecinos, según contaron a EL IMPULSO, no vieron motorizados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ni efectivos a pie, durante los enfrentamientos entre civiles y militares que se suscitaron, la noche de este lunes, después del Plantón Nacional que catalogaron como una demostración cívica protagonizada por habitantes de Bararida, la Fundación Mendoza, Patarata y La Concordia, y que se desarrolló a lo largo de la avenida Libertador de Barquisimeto.

Residentes de los edificios de Bararida 2, quienes prefirieron mantenerse en el anonimato por temor a represalias, mostraron los destrozos que dejó la acometida castrense en su conjunto residencial.

Destacó que, en horas de la mañana -hasta horas de la tarde, niños, ancianos y familias enteras permanecieron en plena avenida para protestar contra el Gobierno nacional. Incluso jugaron voleibol y dominó para pasar el rato.

Los castrenses habrían hecho aparición sin previo aviso, como a las 7:00 de la noche, cuando el tránsito vehicular se mantenía parcialmente cerrado. Ya la mayoría de los ciudadanos se había resguardado.

Con las tanquetas embistieron y tumbaron el portón de la segunda entrada del conjunto, pero antes acorralaron y asfixiaron a las más de 100 familias que ocupan los nueve bloques de Bararida 2 con gases lacrimógenos.

“Llegaron disparando perdigones y lanzando bombas. Fue como una hora de ataque. Fue una grosera agresión”, declararon los locales.

Previendo la represión que han sufrido en días anteriores, los vecinos alejaron de la zona de conflicto sus automóviles.

“Seguiremos cumpliendo con las convocatorias de la MUD. No vamos a dejar la calle”, sentenciaron.

“Colectivos” dispararon

Minutos de confusión y terror vivieron habitantes del conjunto residencial Metropolitano Javier, ubicado al oeste de Barquisimeto, cuando, como a las 5:35 p.m. de este lunes, paramilitares dispersaron la protesta que se desarrollaba frente a la entrada de los edificios.

“Fue terrible. Llegaron como 10 motos y tres camionetas disparando contra nosotros con mucha gente. Del susto tenemos a una señora grave porque le dio un ACV”, explicó una residente que prefirió reservar su identidad.

Afirmó que algunos estaban encapuchados, portaban armas largas y cortas, y gritaban improperios contra los vecinos que tuvieron que encerrarse en la urbanización hasta la partida de los ‘colectivos’.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios