Más que un sistema piden accesibilidad y transparencia

Rosmir Sivira | Foto: Archivo |

En Lara y en Caracas esperan detalles del nuevo sistema Dicom. La pasada semana el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que el 23 de mayo arrancaría el nuevo sistema de Divisas Complementarias y aunque la propuesta lleva varios meses preparándose, representantes de los sectores económicos del país, y de la entidad, dicen desconocer cómo funcionará. Las expectativas son elevadas para hoy.

Alberto Gámez, directivo nacional y presidente en la región de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela  (Fedecámaras), informó que la cúpula sólo conoce que se tratará de dos subastas semanales, como se informó en febrero del presente año, cuando se anunció que el sistema arrancaría luego de Semana Santa. La figura Dicom fue planteada en enero de 2016, cuando Miguel Pérez Abad era vicepresidente del área económica.

-Mantenemos las mismas expectativas de aquel entonces y esperamos que realmente atienda la demanda de divisas.

Subrayó que en las condiciones actuales el Estado no cuenta con recursos en divisas suficientes para afrontar la demanda del país y que el sector productivo nacional depende 76% de estas.

Se desconoce igualmente la tasa a la que se realizará la subasta y si esta fluctuará según la dinámica del mercado, aspecto que según Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales, es fundamental, ya que de otra manera no atraerá la inyección de divisas privadas y sólo será un mecanismo con limitada oferta, de la cual se verán beneficiados pequeños grupos cercanos al sistema.

Ambos empresarios lamentan que a la fecha el tema sea tratado desde el Ejecutivo Nacional, sin la  participación del gremio, dispuesto a aportar ideas para el rescate de la producción nacional.

Reni Casas sostiene que lo fundamental en este escenario es que el sistema arranque, pero de la manera idónea. “La oferta y la demanda son las que mueven la economía y pueden decir que habrán dos subastas, pero si no hay suficiente dinero para abastecer las exigencias del mercado, los sectores que puedan seguirán comprando dólar libre”.

Acotó que la tasa no debe ser impuesta por el Gobierno, sino  fluctuante. No obstante, advirtió que una mejora del sistema no solventará los problemas económicos que atraviesa Venezuela. Se requiere de un cambio total de la política económica.

Considera conveniente que el sistema inicie con una tasa alta, que atraiga la inyección de divisas y genere confianza.

Por el área comercial de Lara, Pablo Chirinos, vicepresidente de la cámara, señaló que el sector, sea este ferretero, automotriz, alimentos u otro, depende entre un 50% y 90% de las importaciones y por tanto de las divisas. Sin embargo, si los sectores primario y secundario nacional reciben dólares, su oferta también puede ampliarse.

Las expectativas por el nuevo Dicom son altas. Sin embargo,  se desconoce cómo se desarrollará. Más que un anuncio, los comerciantes esperan se concrete la propuesta, sea transparente y que haya acceso igualitario.

Subrayan que no hay confianza  en los sistemas públicos ni en la economía y sin esto no habrá manera de que haya inversiones que recuperen la producción y el ingreso de recursos al país.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios