FOTOS: Ofensiva contra zonas residenciales de Barquisimeto y Cabudare

Marlyn Silva | Fotos: Héctor Andrés Segura/Cortesía |

El contingente militar actuante en Lara violentó la propiedad privada al derribar portones no con el uso de la fuerza humana, como ocurrió semanas atrás, sino con tanquetas. Ocurrió, ayer jueves, en los sectores Bararida y Los Cardones, en Iribarren, y en Valle Hondo, municipio Palavecino.

Con la facilidad con la que se destruye con las manos una hoja de papel, dos vehículos militares derribaron los portones de acceso al estacionamiento de las torres F y G de Los Cardones. Esto después de disparar lacrimógenas y perdigones. A pocos metros, en El Cardenalito, desde la mañana se desarrollaban protestas.

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) repitió la acción en Bararida II, donde una tanqueta echó al piso las rejas de entrada del bloque ocho, ubicado al lado de una estación de servicio. Como previsión a futuros ataques mientras cesaban momentáneamente los enfrentamientos algunos vecinos se ocupaban de forrar las ventanas de los carros con cartón.

El mecanismo aplicado por los castrenses en zonas residenciales circundantes a manifestaciones fue el mismo en Palavecino, pues en varias etapas de Valle Hondo destruyeron los portones eléctricos.

Múltiples heridos

Más allá de los daños estructurales, los enfrentamientos entre manifestantes y guardias desencadenados entre El Cardenalito y Los Cardones dejaron por lo mínimo 30 heridos por pedradas, bombas y con extremidades lesionadas por torcedura.

Entre tanto, en Bararida, los manifestantes fueron atacados inicialmente por la GNB con lacrimógenas y perdigones. Luego, se intensificó por la impetuosa llegada de civiles motorizados.

En torno a las 4 de la tarde, en tropel, los presuntos colectivos atravesaron la avenida Libertador hasta La Botella. Los vecinos reconociéndolos como intrusos gritaban que también había carros sin placa y personas armadas.

Mientras estos hombres recorrían la avenida y las calles de Bararida, un pelotón de la GNB se agrupó expectante frente a la sede de Mercal, en la denominada Calle El Hambre. Desde ese punto observaron, sin accionar armas, cómo los motorizados —algunos con el rostro cubierto y otros con cohetes en la espalda—, se perdían entre la Libertador y la urbanización Patarata.

En medio de esta situación, vecinos reportaron la detención de un muchacho dentro de uno de los carros sin placa, un herido de bala y otros con lesiones leves.

En la noche, Bararida II se quedó sin electricidad por la avería de un trasformador, en la calle dos. Además, notificaron al Cuerpo de Bomberos de Iribarren sobre la quema parcial de un camión de Imaubar. Los funcionarios no pudieron entrar a apagar las llamas.

En Valle Hondo Rescate Barquisimeto atendió 15 heridos. De ellos, tres fueron de gravedad, recibieron la atención médica correspondiente y están fuera de peligro.

De acuerdo a los datos recibidos por el alcalde José Barreras, mediante denuncias de vecinos, hubo ataques con armas de fuego y los disparos presumen que fueron hechos a larga distancia por francotiradores.

“Mi condena enérgica, mi rechazo absoluto y denuncia de una situación evidentemente reñida con los derechos humanos, con el sentido común y con los derechos constitucionales”, declaró la autoridad municipal.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios