FOTOS GN acabó con una vida y 5 portones en Valle Hondo

Hugo J. Boscán | Fotos: Daniel Arrieta |

Aún la mañana de este viernes, las familias de varios sectores de Valle Hondo, en Cabudare, no se reponían de las horas de terror que vivieron la tarde y parte de la noche del jueves cuando grupos de uniformados de la Guardia Nacional, a bordo de tanquetas, motos y a pie, así como supuestos colectivos, ingresaron agresivamente disparando, no sólo bombas lacrimógenas sino, también, proyectiles de plomo.

“Aquí vivimos ayer un verdadero infierno con la Guardia Nacional disparando bombas a todas partes, hasta a las ventanas de las casas y ni siquiera respetaron el instituto maternal, donde había niños de corta edad con sus maestras; eso fue un infierno toda la tarde, hasta la noche”, refirió una de las amas de casa afectadas por la incursión armada.

En la calle 5, esquina de Palao, este viernes se podían constatar los destrozos causados a ventanas, puertas y paredes con las bombas, además de cauchos en llamas que retiraban de la avenida y los lanzaban hacia las casas.

Cerca de allí está la calle del instituto preescolar Los Símbolos, cuyo portón fue destrozado, como ocurrió con otros 4 de igual número de veredas.

Partes de algunas de esas estructuras fueron incorporadas a las barricadas que los “guerreros”, como se autodenominan los jóvenes participantes en la urbanización en las protestas contra el Gobierno Nacional, mantienen en la avenida y calles internas.

Uno de ellos, que prefirió el anonimato, explicó que esos obstáculos están destinados a impedir que la GN y los colectivos, ingresen a la comunidad donde la resistencia a la pretensión de imponer una constituyente ha sido férrea desde hace varios días.

Explicó que para destruir los cinco portones construidos por los residentes como medio de seguridad, se utilizaron tres tanquetas respaldadas por uniformados a pie que disparaban bombas lacrimógenas con el fin de evitar resistencia por parte de los vecinos.

“Aquí no respetaron a nadie, niños, adultos, ancianos; eso fue bomba parejo desde poco antes de las 4 de la tarde y hasta la noche, pero luego nadie pudo dormir tranquilo por temor a que volvieran, ellos y los colectivos motorizados que andaban merodeando por la zona”, refirió otra ama de casa.

Otro de los “guerreros”, por su parte, mostró varios sitios donde quedaron orificios producidos por disparos efectuados por los funcionarios.

Con respecto al crimen de Manuel Sosa, uno de los testigos refirió haber visto cuando uno de los dos guardia nacionales que se ocultaban tras una pared, cerca del extremo este del elevado, extrajo una pistola y disparó tres veces contra el joven y un acompañante, impactándolos a ambos.

“Eso fue un asesinato más de este gobierno y debe ser investigado y castigar al asesino, que puede ser identificado fácilmente”, afirmó el “guerrero” que se cubría el rostro con una capucha.

Otro dijo que en Valle Hondo todos están en situación de alerta después del crimen de Sosa, quien gozaba del aprecio de todos en la urbanización, no descartando que reaparezcan los cierres de la Intercomunal.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios