Siete capturados y un solicitado por homicidio de militar en VH

José Manuel Zaá | Fotos: Ángel Zambrano/Cortesía |

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, en televisión nacional y durante la tarde de este jueves, oficializó el esclarecimiento del homicidio del teniente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Danny José Subero, de 34 años de edad, quien fue linchando por una turba de ciudadanos en Valle Hondo (VH), municipio Palavecino del estado Lara, el pasado sábado 27 de mayo, cuando se homenajeaba a Manuel Sosa, joven asesinado en una protesta en el mismo sector.

Reverol destacó que en el crimen está involucradas al menos 20 personas, de las cuales, siete se encuentran detenidas y una requerida por la justicia venezolana a nivel nacional.

Dijo que las autoridades no descartan la aprehensión de más individuos en las próximas horas.

Según la alocución ministerial, hay cuatro sujetos directamente vinculados con la muerte de Subero, a quienes mostró en fotografías con las que acompañó su rueda de prensa. Solo dos están capturados.

Estos serían: Jhonattan Javier Sandoval Navas, de 23 años de edad; Jesús Alberto Alejos Crowther, de 18 años de edad; y Antony Jesús Pérez Torres, de 25 años de edad, quien presuntamente es apodado Cuina, presenta antecedentes por tráfico de droga y se encuentra requerido por la justicia venezolana. El cuarto personaje estaría siendo identificado.

Los otros detenidos serían Ronny Raúl Granado López, de 37 años de edad; Ubaldo Martínez González, de 43 años; Milarys Josefina Saavedra Rea, de 42 años de edad; y un adolescente de 17 años. No dio detalles del séptimo.

“Se están haciendo todas las diligencias para presentar estas personas ante los tribunales competentes y hacer justicia. Continúan las investigaciones. En el estado Lara se encuentra Douglas Rico (director nacional del Cicpc), dirigiendo personalmente el caso para encontrar a todos los responsables de este lamentable hecho”, manifestó Reverol.

En tiempo récord

En menos de una semana los funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Lara aclararon lo ocurrido en Valle Hondo con Subero. Al menos 60 sabuesos se avocaron al hecho y el mismo Douglas Rico se trasladó a suelo larense un día después del linchamiento.

Entre lunes, martes y miércoles funcionarios del cuerpo detectivesco realizaron allanamientos en diversos sectores de Palavecino para llevarse a varias personas e interrogarlas, puntualmente a quienes aparecieron en fotografías que rodaron en redes sociales y publicaron algunos medios de comunicación sobre el hecho.

Luz Marina Araujo, Fiscal 6ta del Ministerio Público (MP) en la región, acompañó los allanamientos; los cuales, también contaron con representación de la Fiscalía 21 del MP larense, desde la cual indagan sobre el crimen de Manuel Sosa, quien recibió un disparo de un GNB el jueves 25 de mayo en la misma urbanización.

Carnet militar fue su sentencia

El linchamiento empezó cuando los vecinos de Valle Hondo se preparaban para despedir los restos de Manuel Sosa, tras un sentido homenaje, justo cuando montaban el féretro en la carroza fúnebre.

Contaron testigos del hecho, que era como la 1:00 p.m. y un hombre –de avanzada edad- increpó a Subero al verlo grabando con “actitud sospechosa”. Vestía una chaqueta negra, portaba un casco de motocicleta de color negro y estaba parado en el canal de acceso de la avenida El Placer a la Intercomunal Barquisimeto-Acarigua.

El militar Inmediatamente sacó su cédula pero más y más personas empezaron a cuestionarlo. Lo tildaron de “infiltrado” y le exigieron que mostrara las pertenencias que guardaba en el cofre de su motocicleta.

Al parecer en ello descubrieron un carnet militar y comenzó la golpiza. Aunque algunos intentaron protegerlo, fueron más quienes, llenos de furia, quisieron atacarlo y culparlo por la muerte de Sosa.

Aproximadamente media hora después se dispersó la turba, mientras un grupo como de ocho encapuchados llevaron a Subero a la entrada de Valle Hondo, frente a las ventas de CD. Allí lo rescató la policía regional para llevarlo al ambulatorio de Cabudare y posteriormente al Hospital Central Antonio María Pineda, al cual llegó sin signos vitales. Tenía dos heridas por arma de fuego.

El hoy occiso residía en La Piedad Sur con su esposa e hija de cuatro meses de nacida, según contaron allegados a EL IMPULSO.

Era oriundo de Caripito, estado Monagas, a donde llevaron su cadáver. Había pedido la baja militar en enero de este año, pero se encontraba activo mientras se la concedían.
Sus familiares no supieron decir qué se encontraba haciendo en Valle Hondo durante el sepelio de Sosa.

Además, contaron que Subero solía comandar los pelotones que organizan las colas del Central Madeirense de VH, por lo que posiblemente lo hayan reconocido como castrense.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios