“Mis 5 años de carrera no me han servido para hacer justicia”

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Archivo |
MAS DE 80 DETENCIONES ARBITRARIAS MANIFESTACIONES 2017 FECHA 14/04/2017 FOTO JUAN BRITO JOVEN MUERTO GRUSENY ANTONIO CANELOS "TONY"EN PALAVECINO

Hace dos meses que se apagó la vida de Gruseny Antonio Canelón Scirpatempo (32), conocido como Tony o Gruse para su familia. El hecho fue ejecutado en Cabudare, municipio Palavecino, el 11 de abril, pero el joven murió dos días después.

Tony manifestaba y vio caer a una persona herida, cuando se acercó para ayudarlo, un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le disparó a quemarropa. Desde el Ministerio Público fue descubierto el hecho y se emitieron 14 órdenes de captura contra los militares involucrados, hasta ahora gozan de libertad y ni siquiera están incluidos en un sistema para que sus aprehensiones sean ejecutadas.

Hoy Ana Canelón, rompe su silencio y habla del caso, se muestra tranquila, pero dice sentirse impotente, ante tantas trabas que han puesto.

“Soy abogada y mis cinco años de carrera no me han servido para hacer justicia en el caso de mi hermano, impotente me siento, ya no sé a quién pedirle, a qué santo rogarle. Es lo menos que le debo a mi hermano, esto no me lo va a devolver y yo estoy clara. Yo no estoy pidiendo el mismo trato cruel que tuvieron ellos con mi hermano, yo lo mínimo que pido es que estén detenidos y se apeguen a un proceso judicial, porque yo no soy Dios, ni quiero hacer justicia con mis manos y creo que eso fue horrible, a lo que fue él sometido”, expresa la joven.

Canelón indica que no le han querido dar copias del expediente del caso de Tony, ni como abogada, ni como víctima, aunque sí ha tenido acceso a él, manifiesta que leer allí todas las torturas a la que fue sometido su hermano, la llenó de fuerza. “Esas personas no son humanas, para tratar como lo trataron, todos los tratos a los que fue sometido, como lo torturaron después de haber sido herido”.

La muchacha comienza a indicar que Tony fue herido en Cabudare, lo montan en un camión a lado de al menos cinco personas más y es el momento donde manda el audio a su amigo, pensando que iba a ser trasladado a un centro asistencial, pero fue llevado al Destacamento 121, ubicado en la avenida Morán; mientras iban en el camión todos fueron golpeados por femeninas y al llegar al Destacamento a ellos los bajan y se van a llevar a un guardia herido, sin prestarle atención médica a los manifestantes lesionados.

Según leyó en expediente, cuenta la hermana de Tony, que a él lo metieron a un cuarto, lo arrodillaron junto a otros, a otros los amarraron de un palo, pero a todos los golpeaban con las botas, puños y cascos. Tony manifestó en reiteradas ocasiones que no lo golpearan que estaba herido, pero los castrenses hicieron caso omiso y a lo último lo separaron del grupo y le dispararon en una segunda ocasión.

Más de una hora permaneció en el Destacamento siendo torturado, según los testigos y las investigaciones que llevó el Ministerio Público, luego de perder tanta sangre fue que lo trasladaron al Hospital Central.

Dos tipos de cartuchos diferentes fueron usados, el primero fue el de polietilenos pequeños y el segundo la cápsula que tiene los perdigones más grandes, ambos disparados a quemarropa, según los exámenes forenses.

Ana cuenta que al ver a su hermano en el Hospital, este le habló con mucha fuerza, le dijo que los guardias le habían disparado y que estaría bien. Ella pensó que de esa saldría así como lo había hecho hace años cuando casi pierde la vida en un accidente, pero no lo logró.

Asegura la joven que día tras día trata de buscar respuestas e inclusive hasta interpeló a Tony en un sueño que tuvo, le preguntaba porque no pudo resistir si ellos en UCI lo animaban, a lo que el joven le contestó en su sueño que él sabía que ellos lo animaban, pero que él se estaba despidiendo. Reflexiona y dice que al saber el resultado de la autopsia y saber todo lo que le hicieron, entendió por qué su hermano no pudo salir de ello.

Aunque siente todo como una pesadilla, sabe que tienen que aceptar lo sucedido y por ello oran día tras día. Agradece a todas las personas que estuvieron con la muerte de su hermano y quienes continúan allí, sabe que su hermano vive en los corazones de todos ellos.

Caso político

En cuanto al caso de su hermano Ana Canelón indica que todo está paralizado, nadie da respuesta alguna. Varios escritos se han introducido en tribunales y hasta ahora no han dado respuesta alguna.

Manifiesta que Carlos Muñoz, Fiscal 21 del Ministerio Público, recibió las órdenes de captura el 18 de abril y esperando órdenes superiores no fue sino hasta que el 3 de mayo entregó el oficio ante el Cicpc, organismos que se ha hecho la vista gorda y no han incluido en sistema a los 14 guardias nacionales requeridos por el crimen de Tony Canelón.

Informa Canelón que la semana pasada introdujo una denuncia ante el Ministerio Público en Caracas porque no le quieren entregar el expediente del caso de su hermano y además por la inacción de la Fiscalía al no presionar porque los militares sean incluidos en sistema. “Con llevar el oficio no es que se acaba su competencia, ellos deben velar porque ese oficio se cumpla, porque ellos son autoridades, ellos están denegando justicia, obstaculizando una orden de un tribunal y eso es un delito”, enfatiza la joven.

Así mismo explica que mientras los funcionarios no sean incluidos en el Sistema Integrado de Información Policial (Siipol), ellos pueden salir del país y circular por todo el territorio nacional de forma tranquila, pues de esta forma ningún cuerpo de seguridad los puede detener. No se explica como es que el coronel Alexander Padrino, quien estaba al mando de esa comisión no tiene orden de captura, pues para ella es igual de responsable que los demás.

Sabe que uno de los guardias nacionales se quiso entregar y estaba dispuesto a cooperar y hablar, pero extrañamente a todos los trasladaron para Caracas en avión, según le comentaron personas conocidas.

“Mucha gente ha querido ayudar, pero se encuentran con la tranca política. Ellos no van a querer decir que fueron guardias que lo mataron, pero ya hay una orden de captura en contra que no van a poder echar para atrás”, recalcó Ana Canelón.

La muchacha culmina haciéndoles un llamado a los funcionarios para que se entreguen a la justicia, les hace saber que esos son delitos que no prescriben y que algún día los van a pagar.

Misa en su honor

La familia de Gruseny Antonio Canelón Scirpatempo (32), hace una invitación a todos sus amigos y a las personas que quieran asistir, para una misa que se llevará a cabo en su honor.

La misma será celebrada el día de hoy a las 5 de la tarde en el Santuario Arquidiocesano del Nazareno, parroquia Sagrada Familia, ubicada en Los Rastrojos, Cabudare, municipio Palavecino.

Son dos meses de la partida de Tony Canelón, quien fue la tercera víctima en medio de manifestaciones en Lara.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios