Docentes y alumnos de asueto

Hugo J. Boscán | Foto: Juan Brito |

Las amenazas que durante algunos días estuvo profiriendo la jefa de la Zona Educativa de Lara, de sancionar, incluso con expedientes administrativos y descuentos a los centros educativos y docentes que no realizaran sus actividades este jueves, no surtieron efecto alguno pues se calcula que más del 90% no las tomó en cuenta.

Eso indica que la población se sumó al júbilo por la inusual segunda visita de la imagen de la Divina Pastora a Barquisimeto durante el 2017.

Durante un recorrido por diferentes sectores de los municipios Iribarren y Palavecino se pudo constatar la soledad imperante en escuelas y liceos por la ausencia de los alumnos.

“Aquí vinieron los docentes, pero como no llegaron estudiantes no había razones para quedarse a no hacer nada”, explicó una maestra en uno de esos centros educativos.

“Hoy no estamos obligados a acudir a nuestras  instituciones pues nos ampara la cláusula 26 de la primera convención colectiva de los trabajadores de la educación y el artículo 184 de la Ley Orgánica del Trabajo”, explicó Luis Arroyo, secretario general del Colegio de Profesores de Venezuerla, seccional Lara.

Al ser consultado sobre las amenazas de la jefa de la Zona Educativa, instó a sus colegas a no tomarlas en cuenta.

“No hay que temerle a esas amenazas, coacciones, amedrantamientos o descuentos de la profesora Mirna Víes porque estamos amparados por la ley, y si atenta contra los docentes, ella correrá con sus consecuencias”, afirmó Arroyo.

Manuel Galíndez, secretario general de Fenatev Lara y dirigente de la coalición sindical del magisterio, también rechazó las amenazas de la representante del gobierno.

Dijo que “el pueblo larense, que es profundamente religioso y devoto de la Divina Pastora, lo que no parece serlo Mirna Víes, siempre está dispuesto a acompañar a su patrona en actos como el de hoy, por la paz en Venezuela”.

Igualmente recomendó a la jefa de la Zona Educativa preocuparse más por los estudiantes, por resolver el grave problema que representa el que más del 30 % de los niños están desertando de las escuelas porque no funcionan los comedores escolares, o también por el estado deplorable en que están las plantas físicas de las escuelas, las carencias en dotación y la inseguridad.

Posteriormente los gremios educacionales harían un balance de la actividad escolar de este jueves, aunque a primera hora  calcularon la asistencia en menos del 5 % en los municipios Iribarren y Palavecino que, junto a Jiménez, fueron amparados por el asueto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios