FOTOS: Guardias y policías contra manifestantes en Bararida

Marlyn Silva | Fotos: Edickson Durán |

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se distribuyeron en la avenida Libertador para despejar el trecho frente a la plaza La Botella, pues desde el mediodía de ayer lunes había sido bloqueada por manifestantes. Lograron el cometido después de unas cinco horas de enfrentamientos. En el proceso detuvieron a 11 personas e irrumpieron en los edificios de Bararida II.

El contingente de guardias y las dos tanquetas enviadas las primeras horas de la tarde con la tarea de hacer ceder a los jóvenes de la autodenominada resistencia fue útil para los arrestos. Los manifestantes lejos de bajar la guardia lanzaban bombas molotov y fuegos artificiales.

Horas después, se sumó la PNB y dos convoyes cargados con soldados. Los primeros, encabezaron la acometida en la zona residencial.

En torno a las 05 de la tarde, avanzaron en grupos de no más de ocho los PNB. Desde una licorería dispararon perdigones hacia la entrada del bloque ocho y arrojaban piedras hacia los edificios. Cuando notaron que los que protestaban se habían resguardado tras el portón se sumó otro equipo más numeroso de policías nacionales, se acercaron hasta la puerta e introdujeron las armas por las rejas para disparar perdigones y arrojar lacrimógenas.

Pausaron unos minutos para pasar a las áreas comunes y recoger escudos de madera y plástico, cascos, envases vacíos, una manguera y bolsas con botellas de vidrio.

Una vez extraído el material, un soldado del ejército condujo una máquina para levantar la arena y otros escombros que bloqueaban la entrada hacia los edificios de Bararida II y las calles de Bararida Vieja. Mientras ellos actuaban los inquilinos hacían sonar las cacerolas.

A los vecinos y transeúntes que observaban desde las veredas los castrenses ordenaron alejarse, primero con palabras y luego con gases. Una de las bombas cayó frente a una casa habitada por una señora de la tercera edad, a quien el humo afectó casi hasta el vómito.

Separados por unos metros de donde se desarrollaba el conflicto, en la avenida Libertador, estuvo estacionada durante la tarde una camioneta ocupada por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Ellos, hasta el retiro del equipo reporteril de EL IMPULSO, se mantuvieron expectantes.

Enterado de la irrupción de la PNB a la zona residencial, el coordinador de la ONG de derechos humanos Funpaz, Andrés Colmenárez, alertó que este tipo de procedimiento por la forma como se cumplió se califica como una violación a la propiedad privada, porque el organismo actuante lo llevó a cabo de manera irregular, esto es, sin la orden de un juez, sin la presencia de un fiscal del Ministerio Público ni de dos testigos de la comunidad como lo establece el Código Procesal Penal en el caso de los allanamientos.

11 detenidos

David Enrique Pinto Navas, Gabriel Rincones, Grey Rondón, José Carlo Rodríguez, Carlos Suárez, Kristhofer Rico, Carlos Arriechi, Brayan Rivero y Fabian Bedendi fueron los primeros nueve detenidos en Bararida durante la protesta. Otros dos fueron arrestados durante las primeras horas de la noche. Todos, entre ellos un menor de edad, fueron trasladados al Destacamento 121 de la GNB.

Abogados de Funpaz y otras ONG como Movimiento Vinotinto y el Consejo de Estado para la Paz y la Justicia (CEPAZ) Lara acudieron junto con los parientes a la sede militar para conocer el estado de los aprehendidos, pero se les negó el derecho. En cambio, indicó Colmenárez, les ordenaron retirarse de la entrada del comando con el argumento de ser un área de seguridad militar. A las mujeres, denunció el coordinador de Funpaz, los uniformados gritaron palabras soeces.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios