FOTOS: Palavecino se blinda ante los ataques

Hugo J. Boscán | Fotos: Daniel Arrieta |

Las protestas que se originaron la tarde del jueves en Cabudare, durante el paro cívico, dejaron rastros negativos, vías parcialmente cerradas con barricadas formadas con árboles, escombros y postes del alumbrado público derribados, así como daños en dos instalaciones oficiales y en los conjuntos residenciales Villa Roca 1 y 2, donde la ofensiva estuvo a cargo de uniformados de la Guardia Nacional, colectivos y, supuestament, hasta trabajadores de la empresa oficialista Lácteos Los Andes.

En las inmediaciones del distribuidor Bellas Artes de Tarabana, las señalizaciones estaban en el suelo, así como varios postes sobre los canales de circulación, mientras que en el semáforo de La Hacienda, en la Intercomunal, dos árboles impedían el normal desplazamiento automotor.

Las oficinas de Corpoelec en la avenida La Mata fueron atacadas a piedras por encapuchados que destruyeron sus vidrieras y, de acuerdo a denuncias de la empresa, robaron algunas computadoras.

También las del Seniat, en los límites de las urbanizaciones El Trigal y El Paraíso, nuevamente sufrieron ataques a piedras, resultando seriamente dañada su vidriera frontal.
A nivel de comunidades, la más afectada fue el urbanismo Villa Roca 2 y 1, cuyos habitantes vivieron horas de terror durante todo el día y parte de la noche.

“Eso ha sido muy fuerte, porque desde temprano comenzaron a dispararnos bombas y perdigones y entrada la noche fue peor porque guardias nacionales, colectivos y hasta trabajadores de Lácteos Los Andes disparaban hacia nuestras casas”, dijo una vecina que se mantuvo en anonimato.

Informó que la ofensiva oficialista dejó heridas a algunas personas, afortunadamente leves, quienes fueron atendidas allí mismo.

Enfatizó que les disparaban balines, algunos de los cuales fueron recogidos por los vecinos.
Hace algunos días comenzó la ofensiva de la GN contra Villa Roca 2 con la destrucción de sus portones y la garita de vigilancia ubicada frente a la avenida, que fue reparada, pero, la destrozaron otra vez.

En Villa Roca, colocaron una barricada con sacos con arena como única protección, “pero estamos a merced de los guardias y colectivos”, afirmó la vecina.

“Lo vamos a matar”

A pesar de la represión contra los manifestantes de las urbanizaciones Villa Roca I, II y III, vecinos cuentan que cada vez son más los que salen a exigir sus derechos.

Del mismo modo, relatan que personas, presuntamente colectivos que residen en la planta de Lácteos Los Andes de Cabudare, disfrazados con camisas blancas, intentaron saltar los portones de la urbanización, a lo que los manifestantes no les permitieron el paso.

Yanet Navas, de 56 años, denunció que un oficial identificado con el uniforme de la GNB, se dirigió directamente a ella, con las palabras “¿Dónde está tu hijo? Lo vamos a matar”.

“No voy a permitir que vengan a amedentrarme a mí ni a mi familia. No tenemos miedo. Si a mi hijo le pasa algo, hago responsable a la Guardia Nacional”, declaró, respondiendo las palabras del funcionario.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios