FOTOS: Espectáculo en el cielo

Marlyn Silva | Fotos: Ángel Zambrano |

De niños y jóvenes estuvo conformado el grueso del público que acudió a la carrera 31 con calle 31, este lunes, a la cita de la Asociación Larense de Astronomía (ALDA) para visualizar a través de telescopios, binoculares y láminas de polímero negro el eclipse solar parcial que en Barquisimeto se mostró en un 47%, acontecimiento esquivo para el país desde hace 12 años.

Entusiastas, los invitados como la estudiante de Medicina, María Alejandra Jaime, quien acudió intrigada por ver aquello que sucede en la cúpula que arropa a la humanidad y no siempre se ve, se turnaban para tomar los instrumentos y apreciar sin afectar la vista el  fenómeno, que no ocurría desde 2005 cuando los venezolanos pudieron  ser testigos de un eclipse anular total, es decir, cuando el sol  se ve como un anillo.

Para  mirar el espectáculo de la naturaleza la directiva de ALDA puso a disposición de los asistentes dos telescopios  de 8 pulgadas  con filtro solar y cámaras digitales conectadas a estos aparatos para registrar el progreso del  eclipse durante las horas  de duración.

Gracias al filtro, se podía ver a las 3.00 de la tarde una esfera de un anaranjado intenso atravesada  por otra negra,  pese a que  la tarde en la capital larense  transcurría a simple vista con normalidad. Tal efecto es uno de los fenómenos  más comunes, recalcó el presidente de ALDA, Rafael Barrios. Lo  extraordinario es estar en el lugar  correcto para disfrutar el eclipse total y ver el cielo oscurecer entero y aparecer las estrellas durante  un pestañear de 3 minutos, como  ocurrió  en Estados Unidos. De allí la importancia de la posición geográfica del observador.

Esto  sucede, como lo amplió el secretario general de la organización  científica, Jesús  Guerrero,  porque “la sombra de la Luna forma un cono y el centro de este es una franja de unos 200 kilómetros de ancho, que es donde se ve el eclipse total”. Esta vez, distinto a 1998 cuando tuvo lugar el último  eclipse total en Venezuela, se dejó ver de forma  parcial. En Nueva Esparta, fue donde mejor se apreció, en un 59%.

La sombra de la Luna, abundó Barrios, es muy pequeña comparada con el tamaño de la Tierra. Por eso, solo se ve cuando el cono llega a la Tierra. Quienes  lo ven están en la umbra. Venezuela, ayer, se situaba en la penumbra, razón por la cual  no anocheció momentáneamente.

Guerrero aclaró  que este fenómeno no  tiene ningún  impacto sobre la Tierra ni en la conducta de  quienes la habitan. Prohibiciones como ser admirado por mujeres  embarazadas, por ejemplo, son solo mitos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios