Escenarios del país: La nueva cesta de monedas

Gerardo Álvarez S. | Composición: Jesús Ramsbott |

En esta segunda entrega analizaremos otra interpretación sobre esta controversial decisión, varios economistas hemos ofrecido nuestra modesta opinión sobre este tema tan delicado.

Trataremos de hacer un compendio de ellas. Pero antes de plantearlas es importante saber que el Fondo Monetario Internacional anuncio en octubre de 2016 que el yuan chino, la moneda de la segunda economía más grande del mundo, había sido incluido en la canasta de monedas de reserva que maneja ese organismo.

Hasta ahora, el Fondo ha usado un selecto grupo de divisas compuesto por el dólar americano, el euro, el yen japonés y la libra esterlina. No obstante, expertos aseguran que lo más probable sea que el yuan se una a la canasta del FMI a comienzo de este año (Informaciónproveniente de http: www.bbc.com/mundo/web/noticias/economía). Por lo tanto, no debe sorprendernos que así como Estados Unidos y Europa se han beneficiado de ser monedas de reserva mundial, el yuan también pase a ser de una categoría similar, aunque su uso como tal aún está limitado, por razones prolijas de enumerar, así que tampoco debe sorprendernos que el Gobierno nacional solicite nuevos créditos internacionales, esta vez en yuanes, y negociados por la producción petrolera.

Parte del destino que se le diera a esos créditos podría ser, por ejemplo, la cancelación de deuda externa (el año entrante habría que honrar cerca de 13.000 millones de dólares por este concepto) la cual puede ser pagada sin ningún problema en una moneda de reserva internacional y aceptada por el Fondo Monetario Internacional.

Finalmente pero no menos importante, veamos solo algunas opiniones críticas al respecto: el brillante economista José Guerra señaló que esta decisión lejos de ayudar va a complicar las cosas. En primer lugar, el principal comprador de petróleo en Venezuela es Estados Unidos quien lo paga en dólares. Por otra parte, es altamente complicado fijar la cotización del bolívar respecto al dólar, porque no hay suficientes transacciones con esos países y además esas monedas no son aceptadas en la mayoría de los países. (Artículo enviado por el autor a la aplicación Whatsapp el 9 de septiembre de 2017).

Según el economista César Yegres, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cumaná, el mercado venezolano en rupias, yuanes y rublos funcionaría si se cumplieran dos condiciones: una, que hubiesen muchísimas empresas exportando desde Venezuela a la india, China y Rusia lo cual no está ocurriendo y dos, que los habitantes de Venezuela estuviéramos confiados en la aceptación de esas monedas como medio de pago en cualquier país y fueran de libre convertibilidad y eso tampoco es así…. (Artículo enviado por el autor a la aplicación Whatsapp el 12 de septiembre de 2017).

El economista Ronald Balza alerta que con la asignación de divisas que no son completamente convertibles, el Gobierno está complicando las operaciones comerciales. Para que un productor continúe comprándole a sus socios tradicionales, que operan con dólares, deberán acudir a casas de cambio y pagar comisiones. Los insumos saldrán más caros lo que afectará la capacidad adquisitiva de los consumidores (El Nacional, martes 12 de septiembre de 2017, pág. 4).

La Academia Nacional de Ciencias Económicas le solicitó públicamente al Gobierno que reconsiderara las medidas económicas. Señala en su comunicado que si se pone en funcionamiento todo lo anunciado por el ejecutivo el jueves 7 de septiembre, habrá más inflación y escasez. Asimismo, la Academia considera que la decisión de reemplazar el dólar por una canasta de monedas, entre las que se encuentran el yuan, el, rublo y la rupia, no es lo más conveniente para el país. Esta decisión encarecerá y complicara las transacciones internacionales de Venezuela, que se hacen mayoritariamente en moneda estadunidense (El Nacional, jueves,14 de septiembre de 2017, pág. 4). Para concluir, permítanme expresar mi modesta opinión: lo único novedoso de las ocho leyes que presentó el Presidente ante la Asamblea Nacional Constituyente fue el tema relativo a la nueva canasta de moneda, que convierte nuestro país en quizás el único en el mundo donde no circule el dólar americano.

Pretender realizar las próximas subastas del Dicom en otras monedas y exigirle a los interesados abrir cuentas en esas divisas, parece ser demasiado inoperante, toda vez que ninguna de esas monedas, a excepción del euro, circula en nuestro país ni es libre convertibilidad. ¿De dónde va sacar el Gobierno tanto dinero en esa moneda para su adjudicación? ¿Cómo irían hacer las personas que acudan a esas subastas y les adjudiquen yuanes, rublos o rupias? ¿Qué países los irían a recibir? ¿Cómo se iría a determinar la tasa de cambio sin triangular con el dólar para su cálculo? En suma, este tipo de decisiones inéditas con un claro trasfondo político probablemente no traiga ningún beneficio a nuestra precaria economía. Más temprano que tarde, el Gobierno tendrá que rectificar.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios