Convulsionan internos del Honim por falta de medicamentos

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven Valecillos |

Nueve personas convulsionaron el pasado martes en el Hogar de Niños Impedidos (Honim). Desde hace cuatro días no tienen anticonvulsivos para tratar a los internos y esto ha desencadenado la emergencia de la institución, declaró el padre Laudence Betancourt, director del recinto.

“Es un llamado de urgencia, de emergencia, lo que nos ha motivado a convocar esta rueda de prensa”, dijo el padre visiblemente preocupado.

Aseguró que se quedaron sin anticonvulsivos, antidepresivos y sicotrópicos, medicamentos vitales para los niños y jóvenes recluidos en el recinto. La emergencia se generó desde el pasado fin de semana.
“Es la primera vez, en 35 años que tiene el Honim, que nos quedamos sin Fenobarbital. También padecemos la falta de Tegretol, Valpron, Trileptal, Risperidona, entre otros medicamentos que son tan importantes como los alimentos”.
Betancourt precisó que el consumo de estas medicinas es diario, solo de esa manera surten efecto.

“Ayer (martes) tuvimos una trágica situación. Nueve de nuestros niños convulsionaron, incluso unos que muy poco habían convulsionado. Lamentablemente, los niños han comenzado a convulsionar”.

Destacó que el personal ha hecho un gran esfuerzo para encontrar los referidos medicamentos, los cuales no se consiguen en el mercado.

Incluso, farmacias amigas comprometidas con el Honim, no los tienen.

Explicó que la Fundación Badan Lara logró suministrar hasta el mes de agosto el Fenobarbital, sin embargo, suspendió este beneficio ante la escasez del producto.

“No podemos callarnos ante la grave crisis que nos afecta, ante esta realidad que afecta a muchachos venezolanos que viven aquí y por quienes nos desvivimos todos los días. Es un derecho constitucional que a estos niños no les falte nada”.

Informó que el consumo de Fenobarbital y Tegretol supera las 350 tabletas semanales. Necesitan 1.400 tabletas al mes.

Advirtió que una crisis convulsiva prolongada puede generar la muerte inminente de un joven.

Sin respuestas

Hasta la fecha ninguna autoridad se ha condolido de la crisis que padecen los internos del Honim, reseñada desde la semana pasada en varios medios de comunicación.

“No ha aparecido ningún funcionario de la administración pública a dar la cara, tampoco hemos recibido ninguna llamada”.

Se conoció que en el mes de diciembre funcionarios de Desarrollo Social de la Gobernación visitaron el Honim para conocer la realidad de la institución en materia de alimentos y medicinas.

“Hasta la fecha no hemos tenido un resultado de esa visita. Solos sabemos que la gobernación nos aprobó un recurso económico de un millón y medio de bolívares para los gastos del año 2018. Eso es lo único que hemos corroborado”.

Es de mencionar que en el Honim hay 68 internos, entre niños y adolescentes. 90 % de los jóvenes requieren anticonvulsivos.

Hasta ahora se ha presentado un caso crítico, el cual requirió el traslado de un joven a un centro asistencial para detener la convulsión.

Ante la situación de los medicamentos el padre dirigirá una carta a la doctora Linda Amaro, secretaria de Salud, a la gobernadora del estado Lara, Carmen Meléndez y al Seguro Social para que el Honim sea incorporado en el suministro de anticonvulsivos, sicotrópicos y antidepresivos.

“Ya hemos estado en el IVSS en Caracas para que el Honim reciba los medicamentos pero no hemos tenido respuesta”.

Alimentos

Respecto a los alimentos el padre Laudence puntualizó que si bien han logrado solventar la escasez de alimentos siempre están requiriendo harina, pasta, arroz, crema de arroz, leche, verduras, granos, embutidos, entre otros.

Un problema que se les presentará este año, a partir del segundo trimestre, tiene que ver con los productos de aseo personal, shampoo, jabón y crema dental, los cuales conseguían a través de una campaña de apadrinamiento, lamentablemente, la última no fue tan favorable.

Historia

El Hogar de Niños Impedidos Don Orione se inició el 29 de agosto de 1982 en la ciudad de Barquisimeto, con la colaboración de Cáritas Diocesana de Barquisimeto. Un logro muy importante ha sido poderse mantener en funcionamiento durante más de 30 años, demostrando una capacidad de gestión acorde al desafío social asumido.

Es una institución sin fines de lucro de tipo social donde se ha sistematizado una experiencia exitosa que persigue la atención, asistencia y desarrollo integral de personas con discapacidad física y mental, sobre todo niños, adolescentes y jóvenes.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios