Arciniegas: Colapso de la capacidad portuaria impide el ingreso de importaciones de alimentos

Juan B. Salas | Foto: CEA |

El deterioro de la capacidad y el flujo portuario en el país está afectandoel ingreso de las importaciones de los alimentos, señala un documento entregado en despacho del Vicepresidente Sectorial de Economía de Venezuela, Wilmar Castro Soteldo, por el director ejecutivo de la Organización No Gubernamental (ONG) Ciudadanía en Acción, Edison Arciniega.

“El consiguiente impacto de este fenómeno es sobre la agudización del terrible proceso de
desabastecimiento alimentario, hiperinflación y destitución nutricional (avance de la
desnutrición aguda), que lamentablemente enfrenta nuestra nación”, explicó.

En efecto, la investigación realizada por Ciudadanía en Acción, en conjunto con agentes
auxiliares aduaneros y de carga, determinó que: “están ingresando a los dos principales
puertos del país (La Guaira y Puerto Cabello) un máximo de un buque cada 16 días, y en
ningún caso superan una capacidad de 30 mil toneladas métricas. La capacidad de
descarga – almacenamiento en silos tanto de granos, polvos o fluidos está totalmente
paralizada. La capacidad de almacenamiento “frigorífico” en los puertos está totalmente
paralizada. Los excesivos controles y las dificultades para poder liquidar las divisas
obligatorias al fisco, están colocando en “insolvencia” al sector exportador situación que
amenaza con paralizar las incipientes exportaciones”.

Asegura Arciniega que la caída de la producción agrícola, animal y vegetal, ha colocado
tanto a la agroindustria nacional y a los anaqueles de los comercios, en dependencia
extrema de las importaciones. Razón por la cual una caída del flujo portuario hace prever
una agudización, tanto de la caída de la producción nacional de alimentos procesados (que
dependen de materias primas extranjeras), como un desabastecimiento de los anaqueles y
el impacto de la escasez sobre la ya pronunciada corriente hiperinflacionaria.

-Existe una relación causal, casi de tipo lineal, entre los niveles de abastecimiento – costo
(acceso efectivo de alimentos de la población) y el avance de los índices de desnutrición
en el país, que según cifra de Cáritas de Venezuela (reconocidas por el Sistema de
Naciones Unidas), existe 18,6% de los niños menores de 4 años con desnutrición aguda
(déficit de peso con respecto a estatura), de los cuales 7% está en desnutrición aguda
severa (Dic 2017)-, precisó.

Ciudadanía en Acción sustenta su exigencia ante el Ejecutivo, basados en que el derecho al
alimento es un derecho humano básico y debe ser una prioridad central de las políticas
públicas y en pro de su garantía, toda la sociedad debe tener un consenso suficiente para
hacer frente a los difíciles retos del presente.

De igual forma destaca que “la experiencia global nos indica que los déficits extremos de
alimentos no sólo generan agudos problemas nutricionales de la población, sino que
también han sido recurrentes fuentes de inestabilidad y desórdenes, razón por la cual del
abastecimiento de los alimentos depende directamente la nutrición de la población y conexamente la estabilidad del sistema social y político”, señala Arciniegas.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios