#OPINIÓN La Producción Nacional #28Oct

Stalin González | Ilustración: Victoria Peña |

Estamos terminando el mes de octubre y una vez más el gobierno, en su deriva autoritaria, se niega a presentar las cuentas nacionales del país ante la Asamblea Nacional, el único ente autorizado para conocer y aprobar el Presupuesto del año, como espacio de representación legítima del pueblo venezolano.

¿Y por qué el gobierno no presenta cuentas?, muy sencillo: es el único responsable de la peor crisis que haya vivido el país en los últimos 100 años. Tenemos la peor crisis de hiperinflación que haya conocido el continente, tenemos índices de escasez que afectan y limitan la alimentación y los insumos más básicos de todas las familias venezolanas, y acumulamos 5 años de recesión económica, que ha destruido más de la mitad de la capacidad productiva del país.

El gobierno de Maduro es el principal culpable de esta crisis, creando las condiciones que complican y atentan contra la producción nacional, limitando así la capacidad de consumo de todos los venezolanos. Administran el precio del dólar para ellos controlar las importaciones y, a su vez, ellos decidir que comen y cuanto come cada venezolano a través de cajas de alimentos, que venden siempre con sobreprecio y con mala calidad, en comparación con los productos nacionales.

El problema de la producción nacional es que el gobierno no quiere ofrecer las condiciones de estabilidad y transparencia necesarias en cualquier parte del mundo para que los venezolanos podamos trabajar, producir y alimentarnos con nuestro propio esfuerzo. En cambio, prefieren importar productos de dudosa calidad para favorecer a los sistemas de compras del estado y de asignación de dólares, que tanto daño les hacen a todos los venezolanos, y que termina favoreciendo a una pequeña cúpula corrupta.

En el pasado, cada familia venezolana puede recordar que todos los platos de comida eran hechos con producción nacional, que el pabellón venezolano era orgullosamente hecho con caraotas del occidente del país, con arroz del llano venezolano, la carne que utilizábamos para mechar era producida por ganaderos del Zulia y que las tajadas provenían de plátanos cosechados en el oriente del país. Ahora, si de milagro conseguimos todos los ingredientes para producirlo, la mayoría de los productos son importados y de mala calidad, en detrimento no sólo del productor nacional sino de cada familia venezolana, que come menos, trabaja menos, gana menos, y todo le cuesta mucho más.

La verdadera propuesta de reactivación de la economía nacional y de elevar la capacidad de consumo de todos los venezolanos, pasa por el esfuerzo conjunto de todas las familias para reimpulsar la verdadera producción nacional, y que un buen gobierno genere las condiciones para que, de la mano de los productores, volvamos a tener el mejor café, el mejor chocolate, el mejor casabe y la mejor arepa del mundo. Pero sobre todo, tener la libertad de elegir lo que queremos comprar y lo que queremos consumir, porque sabemos que con nuestro trabajo y nuestro empuje podremos reconstruir una mejor Venezuela que la que nos está dejando Maduro y su combo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios