#Opinión Sacrificio inverso al de Cristo #7Nov

Eduardo Ivan Gonzalez | Ilustración : Victoria Peña |

Para recordar: “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Hace un buen tiempo recibimos un correo electrónico del profesor Nicolás Valva Domínguez. Algo que le enviaron a él y lo compartió con sus amigos. El correo es una alegoría, donde Satanás fue a visitar a Jesús, y por el cortoespacio,haremos un resumen del mismo.

Allí dicen que Satán llegó contento y presumiendoque tenía a la humanidad cautiva con sus trampas:Tentaciones; destrucción de la familia como base de la sociedad; odio y discordia; vicios; guerras y agregó: “voy a jugar con ellos”.

“Jesús le dice: ¿Y cuando ya te hayas cansado de jugar con ellos que harás? Los mataré a todos y serán míos para siempre y después de todo, es decisión de ellos” y Jesús le preguntó, al terminar de orar,“¿cuánto quieres por todos ellos?: Requiero toda tu Sangre”.Pero, el diablo agregó:“Por qué quieres pagar por ellos, si la humanidad no te aprecia”. Y Jesús le respondió: “Yo pago por ellos y tomando su Cruz pagó el precio”.

Centraliza este correo, que la humanidad no busca a Dios; muchos rechazan el evangelio de la salvación; otros quieren ir al cielo sin aceptar a Cristo; inclusive, comparten todo tipo de contenido (bajo, perverso, licencioso) en Internet, pero no comparten la Santa Escritura, o en algunos lugares la están prohibiendo y casi no se puede hablar de Jesús en público, colegios o sitios de trabajo.

En dicha anécdota, dicen que no fueron los Romanos y ‘los judios’, los que mataron a Cristo,y si lo hicieron (Apocalipsis 1:7); pero a la larga se puede aceptar la expresión, porque Élmurió por nuestros pecados, los de toda la humanidad y en todas las edades.

El texto bíblico de hoy, dice que “Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8); en esa misma dirección Jesús dijo: “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos” (Juan 15:13); y él mismo discípulo escribió, en 1ª Juan 3:16: “En esto conocemos el amor: en que Él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.”

Si nos permiten esta comparación, acá en Venezuela está ocurriendo al inverso que sucedió con Cristo. En nuestro país, muchos (muchísimos) nos estamos sacrificando por unos pocos; mientras Cristo se sacrificó por toda la humanidad; aún, por los que han gobernado esta gran, pero maltratada nación, por tantos años.

Los políticos deizquierda, derecha o centro, deberían entender el título de hoy.Peor aún, no es posible quelos actuales gobernantes por ansia de poder; de riqueza; porquerer eternizarse en el mandato, estén permitiendo el sufrimiento y muerte de tantas personas; y son numerosísimos los que se ha ido para buscar sobrevivir en otras partes.Y todavía los que rigen,se llenan la boca en decir que acá no está pasando nada, y que no existe una “crisis humanitaria”¡Qué barbaridad!

Como observamos: El diablo se sigue divirtiendo con muchos, y nos tiene atrapados, mientras escasean cada vez más losalimentos, combustibles, industrias, medicinas y más… a sabiendas queCristo era el único que podía morir por nosotros.Ymientraseso sucede, debemos cortar, detener, que siga ocurriendo el sacrificios inversos al de Cristo; que muchos continuemos sacrificando por las personas que gobiernan o los que pretendan ostentar el poder.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios