Exenfermera de Chávez: Si nos extraditan nos convierten en rehenes políticos de Venezuela #23Dic

José Daniel Sequera - @jdsequerar / Alberto News / El Mundo | Foto: Cortesía |

La exenfermera del difunto Hugo Chávez Frías Claudia Patricia Díaz Guillén tiene su residencia en pleno centro de Madrid, donde vive con su marido, Adrián Velásquez -militar venezolano y antiguo miembro de la Guardia Presidencial de Chávez- y su hijo. El juez Jaime Serret, magistrado del Juzgado de Instrucción número 28 de Madrid, investiga al matrimonio por un presunto delito de blanqueo de capitales, consecuencia de la compra de su vivienda por 1,8 millones de euros.

En un entrevista concedida a El Mundo de España, hizo nuevas confesiones en las que asegura que si el gobierno español decide extraditarla a Venezuela junto a su marido, se convertirían en un “rehén”

“El proceso para obtener el piso fue avalado por la ley de blanqueo de capitales de España. Todo estuvo legalmente conforme”, se defiende, señalando al régimen de Nicolás Maduro como responsable de esta situación.

“Esta investigación es producto de la solicitud de extradición de Venezuela”, denuncia, indignada, acusando a las actuales autoridades bolivarianas de atribuirle “unos delitos que no cometí”.

Venezuela ha reclamado a España la extradición de Claudia Patricia por presuntos delitos de legitimación de capitales, asociación para delinquir y enriquecimiento ilícito. Esto es, malversación de caudales públicos, asociación ilícita y blanqueo, respectivamente, según el Código Penal español.

La acusan de presuntas irregularidades cometidas mientras fue la responsable de la Oficina Nacional del Tesoro, entre 2011 y 2013, y secretaria ejecutiva del Fondo para el Desarrollo Nacional (Fonden), es decir, el organismo encargado de invertir los ingresos conseguidos de las exportaciones de petróleo.

El pasado 26 de octubre, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional aceptó entregar a Claudia y un mes después, el pasado 23 de noviembre, acordó lo mismo para su marido, al que también reclaman en Venezuela.

“Si España llegara a acceder a nuestra extradición, seríamos unos rehenes políticos allí. Nos llevarían a las cárceles de ‘La Tumba’ . Pasaríamos a la historia como unas personas que fueron torturadas”, responde cuando se le pregunta qué enemigos dejó en Venezuela.

“Independientemente de los delitos que nos atribuyen, a las personas se les deben respetar los derechos humanos”, denuncia, no sin advertir casos de ciudadanos venezolanos que “tras un año en prisión no han tenido acceso a la Justicia, ni mucho menos a una medicina, y mira cómo mueren”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios