#OPINIÓN Reflexión en positivo: Peticiones al niño Jesús y al año 2019 #27Dic

José Gerardo Mendoza | Ilustración: Victoria Peña |

Haciendo peticiones al año que viene, el 2019 empezamos con toda la fe y casi ciento por ciento de los habitantes de este país que estamos inmensamente preocupados por la crisis que cada día es más fuerte, y parece profundizarse más por la ceguera de los que han convertido a este país rico a un país miserable, descreditado, mal visto por el mundo, con una gran sensación de no futuro, inconfiable, endeudado, mal pagador, tramperos, irrespetuoso, busca pleitos, camorrero, destructores, estas pocas advertencias que hoy decimos aquí por supuesto con mucha tristeza porque ni el más malo se alegra de que todo vaya en franca destrucción, creo que ni siquiera al que invento el plan de la patria, esto todo lo contrario a los mensajes del poeta Sufi Rumi, cuando nos dijo renuncia a la gota y conviértete en océano, aquí paso lo contrario, renunciaron al océano y nos convirtieron en gotas por todas estas cosas año 2019, te suplicamos cesen todas estas anomalías cámbianos todas estas preocupaciones por alegrías, la miseria en la que estamos por abundancia.

Y te suplicamos Dios, en nombre del ciento por ciento de nuestro país, le digas a tu hijo, nuestro hermano el niño Jesús, que se acuerde de nosotros, que estamos así como abandonados, que seguimos muy preocupados y cada día tenemos más fe que pronto vamos a salir de este avermo, si es por castigo o cometimos un pecado tan grande ya es suficiente el castigo y todos te rogamos que ya está bueno, que aquí hay mucha gente inocente que desean vivir en paz, hay muchos niños y ancianos que no tienen la culpa y están pasando penurias, graves necesidades, para nada le alcanza lo poco que les puede ingresar, no es posible querido Dios tan fuerte ingratitud, también te rogamos que perdones a los que nos metieron en este avermo, pero también te suplicamos que salves a los que quedan, es imposible de creer mi Dios; que tantas riquezas que nos pusiste en nuestro País, se ha convertido en un castigo, hay mucha hambre Niño Jesús, tus hermanos de todas las edades están careciendo de todo esto no se entiende, orienta por favor a estos caballos de Atila, que no tenemos dudas que vinieron de parte del diablo, por favor mi Dios y  niño Jesús ustedes son nuestros protectores, sálvennos, te lo rogamos, y nos den valor para reencontrarnos en nuestra patria, sin traumas, odios, rencores, ni secuelas; todos con amor por la paz y la unión.

Niño Jesús te suplicamos que regrese la alegría y la unión familiar a nuestra patria, no sé qué te ha pasado, no te has dado una vuelta por los hogares a ver caras tristes, lagrimas por cascadas, corazones oprimidos, cuartos vacíos, comedores vacíos, camas frías, paredes crujiendo, como reclamando el calor de sus habitantes, padres y madres, hermanos esperan permanentemente de sus seres queridos, enviando bendiciones al aire, y hablando solos, imaginándonos que nuestros hijos y nietos están frente a nosotros, como que si fuésemos locos o gafos, te imaginas niño Jesús; cuando un hijo está enfermo que necesita la mejor medicina que no es otra que el amor de sus padres  o lo contrario, un adulto mayor enfermo que su mejor medicina es el cariño de sus hijos y nietos, cuando no ve ninguno de ellos  a su alrededor  ahí es más fuerte el sufrimiento, no les parece mi Dios y Niño Jesús que ya es hora de que se ocupen de nuestra patria y que solo con sus decisiones podemos salir de este purgatorio.

Niño Jesús todas estas quejas y peticiones me ha autorizado más del noventa por ciento del país, óigase el 90%, no son intromisiones mías aunque lo estoy sufriendo en carne propia, también sufro y lloro como niño, no sé si será por cobarde, tonto, o por molesto pero mi sufrimiento es grande, también niño Jesús en nombre de todo los que aun producimos protégenos y refuérzanos el ánimo, así que se respete a quien genere puestos de trabajo, pague impuesto y no sea un problema, que cese la persecución  y se trate como un aliado y no como a un enemigo sobretodos a los que aun quieren y desean con amor y pasión seguir trabajando y  produciendo en el campo, eso en todos partes del mundo es sagrado y como tal debe ser admirado y respetado, que no se siga castigando a quienes desean trabajar y pagando a otros para que no trabajen, esa es otra petición niño Jesús y año 2019, frenos a los caballos de Atila y premiar a todos los de buena voluntad, que se dignifican con el trabajo, la productividad y el bienestar de todos.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la propiedad de nuestro país…

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios