#OPINIÓN Reflexión en positivo: Un país que se va el tiempo entre apagones, medicinas y alimentos

José Gerardo Mendoza | Ilustración: Victoria Peña |

Difícil en estos tiempos escribir en positivo para los que estamos acostumbrados hacerlo pero como debemos tener fe de que no todo esta perdido, no debemos agregarle mas a la desesperanza, ni conjugar con el desaliento, ni la perdida la fe, así como apoyar a los que aun conservan la esperanza, no hay que destruírsela a lo mejor es lo único que le queda y ese es su soporte para seguir en defensa de las causas nobles y su mayor y digna contribución a salir del atolladero, que parece nunca acabar; pero no debemos dudar que estamos muy cerca de buenos acontecimientos y que Dios no se olvidará de nosotros aunque a sido demasiado largo y si es un castigo sabes que ya esta bueno y que no hay plazo que no se venza, ni deuda que no se pague y que hasta con el poder de la mente todos buscaremos el rescate y bienestar para todos en nuestra patria y en las decisiones estratégicas, convertirlas en operativas con todas las energías, rostros propios, y virtudes originales, identificadas con nuestras idiosincrasias por ello no debemos ni por fracciones de segundos que llego el momento, la oportunidad y la ocasión, y por el bien de todo de salir de este averno, en que todos caímos sin dudar que hasta quienes propiciaron eso también están arrepentidos y hasta si  patria por haber sido sus propios enemigos que la ceguera y la avaricia los llevan a sentirse desorientados y hasta aislado con su familia, no son bien vistos, ni bienvenidos a pesar de sus grandes fortuna acabe aquello que se puede vivir sin dinero, pero no se vive sin amor y sus hijos y nietos no tienen la culpa de que la avaricia los lleve hacer tanto daño.

La pregunta de mas del noventa por ciento de los habitantes quien nos puede explicar que un país tan rico y poderoso, con una educación de primera, una ciudadanía admirable, talento de sobra, voluntades y sentimientos unidos por el bien y la prosperidad para todos, gente joven que el sesenta y dos por ciento no juega a 35 años, se haya convertido en ruina y todo lo contrario a países que se apoyaron en el nuestro, hoy dejaron de ser países pobres por nombrar algunos Bolivia todo marcha bien, y con buenas alianzas con el que sabe producir pregunto podemos pensar que un país que no produce ni el quince por ciento de lo que consume podría ser un país vivible, donde los pioneros que producen la comida son mal vistos y atropellados por quienes manejan la políticas económicas, podrá sobrevivir un gobierno que todo el que desea y quiere aportar a las soluciones en positivo sean considerados adversario peligroso y merecedor de que se le tranque todo y se le cierre el camino a su creatividad y buena voluntad de que es nuestro país  y el deber como buen venezolano es defenderlo dignamente a fuerza de trabajo, honestidad e ideas nobles, trabajo e inclusión, es el principio de la iniciativa, ocuparnos con energía y no desperdiciar de reencontrarnos en un nuevo país, cargado de optimismo con la mira apuntando al infinito y las puertas abiertas al mundo prospero y recuperar a la brevedad estos años largos teniendo atraso y destrucción para todos hasta los beneficiados enchufados y nuevos pobres ricos.

Por Dios santo quien nos explica este desastre de país donde vivíamos en paz y abundancia, hoy casi mendigando, la mayoría del tiempo en busca de alimentos, medicinas hasta jabón para bañarse, difícil de conseguir y si compras un rollo de papel sanitario y un jabón no puedes comprar alimentos, puede un país vivir entre apagones y buscar paz, verdad que es bastante triste para los que  no tienen la culpa.

Con todas estas dificultades y la maldad de quienes no se ocultan, cada día debemos reforzar nuestras buenas intensiones por combatir estas aberraciones que nos a prohibido y nos sigue privando a desarrollar nuestra creatividad y hasta el deseo de hacer vivir y compartir el derecho a que el país es de todos y tenemos el derecho a crecer y hacer en positivo, apostar a vencer los obstáculos que no permiten el desarrollo integral de la ganadería, la agricultura, la industria, el comercio, que se respete y se deje libre de acción a todo el que tenga iniciativa y desee apostar un sanguijuela, bueno para nada, volver a aperturas comerciales, negocios y mas negocios éticos con el mundo civilizado, importaciones y exportaciones que se cobren impuestos y vengan divisas. 

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la prosperidad de nuestro país…

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios