Juan Pablo Olalquiaga: Si no hay un cambio político, seguirán los apagones, no habrá agua y seguirá la escasez #29Mar

Juan B. Salas | Foto Archivo |

En la medida que continuemos en el país sin cambio político, en esa misma medida tendremos menos luz, agua, menos puestos de trabajo, menos acceso a los bienes y así continuaremos en este proceso gravísimo de empobrecimiento del cual los venezolanos no pueden salir y en consecuencia se van yendo del país.

Tal planteamiento lo formuló el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales(Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, quien ratifica que en la medida en que no se produzca un cambio político, los días que tenemos por delante, van a ser peores.

Recordó que para el momento de la llegada de Hugo Chávez al poder, en Venezuela había 12.500 industrias, mientras que para este momento apenas subsisten 2.500 que estan trabajando apenas a un 23% de su capacidad instalada, lo que refleja una destrucción del 80% del parque industrial nacional, producto de las políticas económicas erradas del Gobierno revolucionario

Estima que para que existan industrias en el país, deben existir tres cosas fundmentales, lo primero es mercado, se monta una fabrica para vender los bienes que produce, que pueden ser 2 millones o 30 millones de productos, pero en estos momentos el mercado no existe, como para justificar que haya industrias; lo segundo que debe tener, es infraestructura señalando que o hace referencia a solo electricidad y agua, sino además todo un tejido de profesionales especializados, conocedores de las distintas tecnologías que la industria requiere: tecnicos en en TLC, en Hidráulica, en Neumática, Electrónica, tambien un tejido de repuestos, para que las industrias puedan tener garantía de mantener sus máquinas operativas, rodamientos, correas, contactores y además un parque de mano de obra capacitada al cual poder acudir cuando vas a contratar personas, afirmando que esto ya no existe en Venezuela.

“Lo último que debe tener es rentabilidad, y tampoco hay en el país rentabilidad, la gente esta perdiendo plata, así que por dondequiera que tú lo mires, aquellas empresas que aún se mantienen, lo hacen sólo con la única expectativa de que venga un cambio político que propicie un cambio en la economía, que le permita seguir adelante, de lo contrario, no hay ninguna empresa que vaya a sobrevivir”, afirma Olalquiaga.         

Recordó Olalquiaga que Venezuela llegó a tener unos altos niveles de industrialización, explicando que esta actividad no solo se mide solo sobre la base de la cantidad de productos que se elaboran, sino de la profundidad que se va alcanzando para poderlos hacer.

“Desde el punto de vista petroquímico, Venezuela fabricaba resinas plásticas, en uno de esos sectores de la petroquímica y para estas resinas había toda una serie de empresas transformadoras, que terminaban convirtiéndola en muchísimos productos, por ejemplo, envases que eran utilizados para detergentes, entonces existía una cadena industrial, suficientemente estructurada, como para que el valor agregado nacional fuese bien alto, y a través de esa cadena industrial se iban capacitando técnicos, ingenieros y otras personas con niveles de experticia suficiente para que sus salarios fueran altos y pudieran progresar, llegando a pasar de niveles de pobreza, a niveles de clase media e incluso de clase alta; así que el fundamento, sobre el cual se monta la prosperidad de una economía, es el trabajo con alto valos agregado nacional y eso lo tuvimos en un momento dado, pero lo perdimos debido a la aplicación de unas políticas muy erradas y una conceptualización centralizada de la economía y que nos condujo hasta esto que estamo viviendo”, aseguró Olalquiaga en el circuito FM Center.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios