#OPINIÓN Con voz propia: No merecen ser bolivarianos #26Abr

Alberto Jordán Hernández | Ilustración: Victoria Peña |

Milicianos son paramilitares utilizados en emergencia nacional. Es diferente al Ejército regular pero puede suplementar a la Fuerza Armada oficial y hasta oponerse a ella. Cuando esto ocurre se habla de terroristas https://es.wikipedia.org/wiki/Terrorismo o bandidos
https://es.wikipedia.org/wiki/Bandolerismo.

Tienen antecedentes en Milicia Voluntaria para Seguridad Nacional de la Italia fascista devenida organización militar. Se dio conocer como camisas negras lideradas por Benito Mussolini. Entrenada para ejecutar acciones de choque, control y neutralización del enemigo: sindicatos, huelguistas e intelectualidad de izquierda adversa al fascismo. Con lema “Sirviendo a Dios y la Patria” se encargaba de “trabajo sucio” para atacar al contrario al ideario fascista, al socialismo y al comunismo.

En Venezuela la Milicia Nacional Bolivariana es descrita como «ejército político» que según último reporte del usurpador del Poder, “han conformado 51.743 unidades. Fusil al hombro, para defender la patria, están 2 millones 199 mil milicianos y para diciembre contará 3 millones”.

Ministro de la Defensa, G/J Vladimir Padrino López, aunque aplaudía al Maduro, negó lo que es práctica habitual de los colectivos, que ataquen a manifestantes o intimen a opositores. Incide en el embuste que la FAN actuará firme contra cualquier grupo armado que opere al margen de la ley.

Para él “organizaciones de extrema derecha, auspiciadas por agentes imperiales que pretenden infiltrar mercenarios para ocasionar hechos de sangre que desencadenen caos y confusión”. El Asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, replicó la acusación y le advirtió que preparar grupos armados indisciplinados, es un símbolo de que el régimen esta socavando el deber de la FAN de garantizar la seguridad para venezolanos.

Según PanAm Post en la parroquia caraqueña de Catia, operan colectivos que defienden al totalitario régimen con el lema “Patria, Socialismo o Muerte”. Impiden entrada de la Policía para que no desmantelen redes de narcotráfico.

Actúan, como en la Alemania Nazi, bajo el control de “camisas pardas”. Se indica que Cuba y Farc entrenan a los Colectivos, como también le llaman. Estos se desplazan en moto, encapuchados armados infunden miedo y reprimen.

Llegan hasta exportarlos tal lo hicieron en Cúcuta donde encapuchados armados intentaron ingresar al hotel donde se refugian militares y policías venezolanos puestos a la orden del presidente Juan Guaidó.

Grupo de Lima, en reunión de Chile condenó al régimen ilegítimo de Maduro por acción de esos paramilitares.

«Tenemos miles de milicianos francotiradores expertos en fusiles de buen alcance y en lanzacohetes que neutralizan avión de combate hasta 6 mil metros de altura» -afirma Freddy Bernal protector del Táchira

«El régimen tiene prioridad armamentista y no lo niega; por ello se empeña en incrementar la capacidad de milicianos en defensa de la patria”, expresa Venezuela Al Día.

Encuesta Condiciones de Vida (Encovi) de Ucab,Usb y Ucv refleja la profunda depresión. Venezuela (tal Herodes que ordenó matanza de infantes) registra la muerte de unos 20 mil niños desde 2017 con advertencia que podría quedarse corta la estimación.

Coincide con el papa Francisco quien afirmó en el domingo de resurrección que la crisis continúa y se agrava. Abogó por poner fin a injusticias, abusos, violencia y a tomar medidas que permitan sanar divisiones y dar al pueblo la necesaria ayuda.

Recuérdese que restituido en el Poder al cual el alto mando militar le impuso la renuncia, Hugo Chávez llamó a denunciar a grupos armados que propician la criminal violencia y no merecen llamarse círculos bolivarianos.

AL MARGEN. 57 años cumple este 4 de mayo El Carupanazo (Sucre). Marina y Guardia Nacional, al mando del capitán de corbeta Jesús Teodoro Molina Villegas, mayor Pedro Vegas Castejón y teniente Héctor Fleming Mendoza, se sublevaron por Recuperación Democrática. Involucraron a diputados Eloy Torres (PCV) y Simón Sáez Mérida (MIR).

Alberto Jordán Hernández

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios