#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Dignidad #8May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“La dignidad no tiene precio. Cuando alguien comienza a dar pequeñas concesiones, al final, la vida pierde su sentido.”

José Saramago

El escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués, José de Sousa Saramago, nacido el 16-1-1.922, afirmaba que la dignidad no tiene precio. En 1.998 se le otorgó el premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacó su capacidad para volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía. Saramago murió el 18-6-2.010. Fuente: Wikipedia.

La dignidad es definida como la cualidad de ser responsables y tener respeto hacia uno mismo y hacia los demás no permitiendo que otras personas nos degraden.

Esta virtud moral nos lleva a cuantiosas reflexiones sobre la naturaleza humana y los límites de la libertad y la amistad…

La libertad y la amistad, son principios invaluables del ser humano. Nacimos para ser libres y esto es indiscutible, es un derecho humano universal que debe ser preservado a toda costa, no existe justificación alguna para tener una existencia sin libertad. Más allá del derecho humano… es un derecho de todo ser vivo.

La conculcación injusta de la libertad es la peor ignominia que puede soportarse.

¿Y, la amistad?

Desde siempre me he apegado a las palabras del Libertador y al igual que lo expresado por él, concluyo en qué: “La amistad es mi pasión”.

Entre los principios y valores con los cuales se fundó la “Red de Instituciones Larenses”, están la preservación de la libertad y el ejercicio de la amistad.

Hemos sido un solo ente, tenemos los mismos ideales, “profesamos dentro de una organización con una estructura jerárquica horizontal”, donde todos somos iguales, asumimos los mismos deberes y ejercemos los mismos derechos en un ambiente de armoniosa amistad, y no podemos permitir que sean profanados en la inédita y magna organización que ha sido ejemplo regional, nacional e internacional.

Nos hemos dedicado, altruistamente, a ser útiles, y así lo hemos logrado. Nuestras actuaciones se han caracterizado por su monolítica ejecución, y este otro de los principios que debemos preservar.

Cuando alguna institución miembro o no de la Red ha necesitado de nuestro apoyo nos hemos activado mancomunadamente con quien lo ha requerido.

Hemos efectuado grandes eventos; foros, asambleas, conversatorios, conferencias, etc. Prominentes personalidades han sido nuestros huéspedes y, hemos aportado soluciones a graves problemas que ha enfrentado la colectividad, quedando demostrado que cuando hemos sido oídos, nuestros aportes han sido valiosísimos y cuando no ha sido así, hemos visto agravarse situaciones que han podido evitarse si se hubiese puesto en práctica nuestras advertencias y recomendaciones. Tales son los casos del problema del agua potable, la devastación del Valle del Turbio, y la destrucción de la Sierra de Portuguesa, siendo muy significativo, lo que está ocurriendo con el sistema eléctrico nacional. Esto por citar unos pocos ejemplos.

Filósofo, polímita y científico nacido en la Antigua Grecia, en Estagira, en Tracia, el año 384 a C, Aristóteles, fue considerado junto a Platón como el padre de la filosofía occidental, sus ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente por más de dos milenios. Así es reseñado por Wikipedia. Aristóteles falleció durante el año 322 a C, no sin antes expresar:

“La dignidad no consiste en tener honores, sino en merecerlos.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios