#OPINIÓN Juego de Tronos #16May

-

- Publicidad -

El “proceso” que demolió a Venezuela política, económica y socialmente nació, transcurrió y fenece como mero exabrupto a contracorriente de grandes lineamientos mundiales: Toda su trayectoria ha sido una permanente huida hacia adelante.

El fantasioso proyecto de un primitivo, delirante y megalómano coronel y sus cómplices militares siempre estuvo destinado al fracaso. Aquello estuvo en todo momento definido por inmutables reglas de economía y duras realidades históricas de geopolítica global.

- Publicidad -

Quienes intentan buscarle analogías con el Tercer Reich o aún con otros ejemplos cercanos de totalitarismo más podrían revisar la grandilocuente fanfarronería de Benito Mussolini, cuya trayectoria dictatorial y patético final luce mucho más afín con lo que en Venezuela se ha experimentado.

Desde siempre se conoció la infecta calaña del mediocre entorno del inconsciente e irresponsable taumaturgo criollo. Esta caterva siempre estuvo destinada a ser parte del colapso por su intrínseca esencia anodina, criminal y mercenaria.

El analista Fausto Masó predijo al comienzo: “El peor problema que tiene Chávez es que está rodeado de la gente menos de fiar de toda Venezuela.” La historia le ha dado la razón.

- Publicidad -

Las únicas variables desconocidas del experimento venezolano siempre han sido su duración, el nivel de sus daños y los términos de su colapso. Gran parte del daño ya se hizo y las otras dos condiciones resultarán de una confluencia decisiva de factores internos y externos que terminará en el desmoronamiento de un frágil parapeto montado sobre puras ilusiones, billetes, los delirios de un puñado de utópicos y la sórdida ruindad de una cuerda de crápulas.

El único factor positivo y atenuante de toda esta destructiva experiencia ha sido la irreductible y tenaz resistencia del movimiento democrático durante más de 20 terribles años, y la esperanza de que esta espantosa experiencia sirva de escarmiento para numerosos sectores adictos a vivir del cuento y de la bonanza petrolera.

Ya desaparecieron las ilusiones y los billetes. Al régimen le quedan algunos locos y la mayoría de los crápulas. Es por ese motivo que nadie debe esperar un providencial último capítulo glorioso o gesta heroica para una cruel farsa que no ha tenido un solo instante de grandeza en toda su miserable y mezquina trayectoria.

Como en la recién fenecida serie televisiva – Juego de Tronos – lo único que podemos dar como cierto es que los episodios finales de la tragicomedia venezolana se parecerán mucho a toda su ejecutoria: sórdidos, sorpresivos, y confusos. Esa basura no da para más.

Antonio A. Herrera-Vaillant

[email protected]

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Índice Bursátil Caracas cerró en 66.016,25 puntos #17Abr

El índice principal de la Bolsa de Valores de Caracas, el IBC, culminó este miércoles en 66.016,25 puntos con una variación de 570,55 puntos (+0,87%), con respecto a la sesión anterior.
- Publicidad -

Debes leer

- Publicidad -
- Publicidad -