Descartan hipótesis de incineración del bebé desaparecido de la morgue del HCUAMP #27Jun

Katherine Nieto

A 16 días del fallecimiento y posterior pérdida del cuerpo del niño Angel de Jesus Montes de Oca Aranguren, sus padres aún no saben dónde están los restos del bebé y descartaron la posibilidad de que éstos haya sido incinerados, puesto que “nunca salieron de la morgue”.

Angel Montes de Oca, padre del niño, asegura que los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que han estado trabajado en conjunto con la Fiscalía número 16; y sus propias investigaciones determinaron que es falsa la hipótesis que recientemente anunció el Secretario de Seguridad del Estado, Kleyder Ferreiro, en la que indicaba que de acuerdo a las investigaciones, el cuerpo de su hijo había sido incinerado.

“Hemos investigado que desde el 11 de junio que falleció mi hijo hasta el 14 de junio que permaneció en la morgue, la empresa encargada de retirar los desechos patológicos no fue a retirar nada de la morgue”, expresó Montes de Oca, quien precisó que esta empresa llamada Siga, sí fue al hospital pero al tercer piso a retirar placenta y desechos por amputaciones.

No hay sanción

“Hablamos con gente del hospital, con personal de la empresa, con el supervisor, con el chofer que traslada los desechos y con el encargado de incinerar pero nunca recibieron desechos de la morgue”, apuntó el afectado padre, quien informó que al comunicarse el pasado miércoles 26 de junio con la directora del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (HCUAMP), Dra. María García Lara, la respuesta de la funcionaria fue que a la fecha no han aplicado ninguna sanción ni medida especial para el personal del hospital por el referido suceso, al contrario “todo funciona con normalidad”. “Lo único que hicieron fue poner unas cámaras, pero no han hecho nada. ¿Tiene que pasar otra cosa como esta para que actúen?, se pregunta Montes de Oca, quien insta a las autoridades a asignar personal capacitado para esos cargos públicos, a fin de que actúen con contundencia.

Violaron siete normas del HUCAMP

La Directora de la Organización Mapani, Gretna El Halabi, quien actúa como asesora legal de las víctimas, precisó que en la pérdida del cuerpo del bebé se violaron siete ítems de la Normativa para los Auxiliares de Autopsia Adscritos al Servicio de Anatomía Patológica del HCUAMP. “La persona entregó la guardia y no dejó por escrito quien iba a entrar sino que entró cualquiera. Desde las dos hasta las cinco esta área quedó sin supervisión”, aseguró la defensora de los derechos humanos de los niños, quien indicó que solo los desechos patológicos son los que deben ser incinerados y no las personas, pues el cadáver debe permanecer congelado hasta que alguien lo reclame; de esa forma se le respetan sus derechos humanos.

La defensora amplió que la familia agraviada tiene derecho a solicitar una reparación, moral o monetaria, de víctima por el daño moral y psicológico que acarrea este delito de profanación de cadáveres que es el tratamiento legal que se le está aplicando al caso.

Por esas razones la directora de Mapani instó a la Dirección Regional de Salud y a la directiva del HCUAMP a aplicar sanciones reales y no esperar solo las investigaciones penales, pues existe una independencia operativa entre las investigaciones y el funcionamiento del hospital; “no es normal que se pierda un cadáver ni que un recinto como la morgue esté solo durante horas”, sentenció.

Bebé desapareció de la morgue del Hcuamp #19Jun

José Escalona /@josemaes7

Devastados se encuentran los padres del niño Ángel de Jesús Montes De Oca Aranguren, bebé que falleció el pasado 11 de junio en el área de neonatología del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp) y posteriormente desapareció de la morgue de este centro asistencial.

Días de angustias acompañaron a esta familia, al ver la negligencia y desidia por parte de las autoridades de salud que nunca dieron una respuesta oportuna sobre la desaparición del cadáver de su hijo.

En medio de la tristeza y confusión surgieron varias hipótesis por parte de los familiares acerca del niño desaparecido en la morgue. La primera, manejada por los trabajadores del depósito de cuerpos, quienes presumían que el cuerpo del bebé fue llevado accidentalmente por una unidad de desechos patológicos. Y la segunda,  el temor que existía por parte de la familia de que la desaparición tuviese cierta relación con el robo o tráfico de niños.

Ante la conmoción que generó el caso en el estado Lara, cuatro días después,  Kleyder Ferreiro, secretario de Seguridad Ciudadana y Paz en la entidad, aseguró que el morguero de guardia, identificado como Edickson Barreto, rompió los protocolos y pasó por encima de la autorización de la directora del hospital, así como del departamento de medicina y ciencias forenses.

Ferreiro informó que Barreto preparó el cuerpo del bebé, lo envolvió en una manta, lo embaló con cinta de embalaje y lo introdujo en la cava donde ubican todos los órganos de desechos inorgánicos. Puntualizó que el trabajador asumió su responsabilidad al decir, “discúlpeme, me equivoqué”.

Rechazo familiar

Las declaraciones de Kleyder Ferreiro enardecieron a los padres de Ángel de Jesús Montes De Oca Aranguren y en exclusiva para elimpulso.com culparon, no solo al encargado de guardia, sino a toda la directiva del principal centro asistencial por la poca supervisión, negligencia y desidia que existe en la morgue de Barquisimeto.

“No solamente es responsabilidad del señor Barreto. Aquí también están involucrados la directiva del hospital y de la morgue. No hay supervisión, hay poco mantenimiento de los equipos y la misma cava que utilizan para colocar los niños, es la misma que utilizan para colocar los desechos inorgánicos. Es una desidia total”, denunció molesto el padre del infante, Ángel Montes de Oca.

Montes de Oca también negó que alguien de su familia haya dado una cinta de embalaje algún trabajador para envolver el cuerpecito su hijo.

“Solo se le pasó la ropa, una manta y un gorrito para que vistieran y abrigaran al bebé. Es falso que se la haya dado una cinta de embalaje. Solo le dimos una hoja con nuestro nombres para la identificación al momento de retirar a nuestro hijo para darle cristiana sepultura”, precisó Montes de Oca.

Es importante destacar, que el equipo periodístico de elimpulso.com quiso conversar con la madre del niño Ángel de Jesús Montes De Oca Aranguren, pero se negó porque se encuentra afectada por el caso. “Estoy destrozada, quiero enterrar a mi hijo como Dios manda”, logró decir en medio de lagrimas.

Esperan respuestas

Aunque Kleyder Ferreiro informó que el Ministerio Público se encuentra realizando las investigaciones correspondientes al caso y que el infractor está en libertad, los familiares acudieron este martes 18 de junio a la fiscalía a denunciar el caso y exigir respuesta ante el ente gubernamental.

“Lo que necesitamos es justicia. Deben dar la cara todos los responsables. No solo el señor Barreto, son todo los involucrados en este repudiable hecho”, manifestó Montes de Oca.

Hecho imperdonable

El presidente del Colegio de Médicos, René Rivas, se refirió al caso del niño Ángel de Jesús Montes De Oca Aranguren, bebé que falleció en área de neonatología del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp) y posteriormente desapareció de la morgue de este centro asistencial, como un hecho “imperdonable”.

En exclusivo para elimpulso.com, el representante de los médicos en la región, responsabilizó a la directora del principal centro asistencial de Barquisimeto, María García Lara, de no atender la falta de operatividad en todo el recinto hospitalario.

“La nueva directora acabó con el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda. La morgue no tiene la infraestructura adecuada para atender la demanda de las personas fallecidas, no solo en Lara, sino también de todo centroccidente. No existe cava de refrigeración de cadáveres, mucho de ellos son colocados en el piso. ¿Cómo es que un bebé fallecido está al lado de desechos patológicos? Es imperdonable este hecho”, Rivas.

Rivas aseguró que el gremio médico pidió la destitución García Lara por mantener una actitud “hostil” ante el grave deterioro que presenta el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda.

Angustia familiar

Días antes de la desaparición el infante, Ángel Montes de Oca tuvo que viajar a la ciudad de Medellín, Colombia, para costear la atención médica y el tratamiento que requería su hijo, quien padecía osteogénesis imperfecta (o huesos de cristal).

Se conoció que el niño falleció la noche del pasado martes 11 de junio y posteriormente fue trasladado a la morgue aproximadamente a las 6:00 de la mañana del día miércoles.

El encargado de guardia, llamado como Edickson Barreto, recibió el cadáver del niño y lo colocó en un refrigerador con un papel que los mismos familiares escribieron.

Dos días después (el viernes 14 de junio), Ángel Montes de Oca, regresó a Barquisimeto y cuando fue a retirar el cuerpo de su bebé para darle cristina sepultura, uno de los trabajadores de la morgue le indicó que el cadáver de su hijo no estaba.

Barreto confesó que uno de sus compañeros le notificó que una unidad de desechos patológicos llegó hasta el lugar y no sabían si allí se llevaron al bebé.

Comentarios

Comentarios