#VIDEO Bajos sueldos obligan a barquisimetanos a salvar electrodomésticos dañados #2Oct

Brian Vidal | Foto y Video: Brian Vidal |

La calidad de vida del venezolano ha disminuido en todos los aspectos. Uno de los más afectados es el poder adquisitivo. Los ciudadanos ven como un lujo el solo hecho de comprar un electrodoméstico, pues ese dinero podría servir para comprar comida, por ejemplo.

Por ello la estrategia de los ciudadanos es reparar los artículos electrodomésticos dañados en vez de comprar uno nuevo como se podía hacer en la época de bonanza del país.

Sin embargo el proceso que conlleva a la reparación de un aparato eléctrico se ha vuelto tedioso tanto para el usuario como para el técnico que ofrece el servicio, pues los repuestos por ser en su mayoría importados, se han vuelto parte de la escasez.

El equipo de Elimpulso.com hizo un recorrido por los principales locales comerciales que ofrecen este tipo de servicios para constatar por parte de comerciantes y usuarios la realidad de esta situación.

Los apagones son los causantes de los daños

La mayoría de las personas que intervinieron en el trabajo periodístico creen que la causa principal de que sus aparatos se dañen son los apagones. “Lo que más atraen son neveras, aires acondicionados y lavadoras. Estos son los aparatos que más sufren cuando se va la luz y es más barato repararlos que comprar uno nuevo”, dijo Gustavo González encargado de un servicio técnico en el centro de Barquisimeto.

La inflación no permite reponer los aparatos nuevos

Con dos meses de sueldo se podía comprar una cocina. Ahora por la inflación y el aumento frecuente del dólar eso es imposible. No queda otra alternativa que mandar a reparar las cosas. De paso que cuando se queman las cosas por los apagones no hay quien responda por ellos. Osea por cualquier lado estas embromado”, dijo el señor Hernán Karwosky, un usuario que se encontraba en una tienda preguntando precios para mandar a reparar su cocina dañada.

Entre escasez de repuestos y bajos sueldos

Para Alexander Prado, un joven que se dedica a la reparación de electrodomésticos en un local, la escasez de repuestos es lo que ha mermado las entradas en su negocio. “Comprar un repuesto nuevo hace pensar al cliente entre comprar un aparato nuevo o mandarlo a arreglar. Hemos optado por comprar lavadoras y utilizar sus partes para reparar otras. Los clientes aceptan que están reparando con repuestos usados pero aceptan porque eso abarata los costos”, dijo Prado.

Como para comprar comida, los barquisimetanos tienen que visitar varios locales para ver cual es la mejor opción, cuando al fin dan con la mejor oferta es que pueden dejar su aparato en el servicio técnico. En algunos casos otras prioridades retrasan el el retiro del objeto que ya está listo y como nuevo. Sin embargo el usuario hace lo que sea para retirar su utensilio antes de perderlo. “Antes teníamos un depósito en donde había neveras, lavadoras, televisores y ventiladores esperando que su dueño viniera por ellos. Será que la persona gastaba el dinero y a veces perdía el aparato. Eso no pasa ahorita. La persona ya no pierde sus cosas, prefieren rechazar el presupuesto y llevarse su aparato que dejarlo y perder. Ya la situación que vivimos no está para que la gente de botada sus cosas”, dijo Eglenis Romano, propietaria de un negocio de servicios electrodomésticos.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios