#COLUMNA Soliloquios de café: Manipulaciones revolucionarias históricas #3Nov

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“La manipulación sólo prospera en los que dicen “Si” compulsivamente a todo y en los que son débiles a la hora de defender sus derechos.”

Walter Riso.

Las mentiras, tras las mentiras, construyen los mitos que forman las leyendas que dan apariencia real a grandes falsedades.

Puedo citar dos ejemplos muy utilizados en los últimos tiempos y que mantienen engañados a muchos ignorantes que apoyan a algunos corruptos que amparados en la impunidad controlada se enriquecen asaltando al erario público destinado a solucionar graves problemas sociales.

Como ejemplo tenemos las trayectorias revolucionarias de Karl Heinrich Marx y de Ezequiel Zamora.

Marx es quien más ha difamado a Simón Bolívar, utilizó los peores adjetivos contra el Padre de la Patria y ductor de los Libertadores del mundo, en un trabajo realizado y vendido a los dueños de una enciclopedia norteamericana para ganarse unos cuantos dólares. Su trayectoria de vida ha sido muy cuestionada y calificada como disfuncional.

Existen textos que aseguran que lo único que quedó de aquella cháchara ideológica utópica, disfrazada de teoría científica pregonada por Marx, fue 100 millones de cadáveres, una veintena de países tiranizados y otros tantos a los cuales se ha tratado de imponer, el recuerdo terrible del Gulag (rama de la NKVD que dirigía el sistema penal de campos de trabajo forzados y muchas otras funciones de policía en la Unión Soviética) y, unos errores conceptuales que lastraron el pensamiento académico durante más de un siglo.

Tuvo 7 hijos, tres (2 varones y una hembra) murieron por convulsiones, bronquitis y tuberculosis, y cuatro sobrevivieron a la edad adulta. 3 mujeres: Jenny, Laura y Eleonor. Su madre fue Jenny von Westphalen. El cuarto, fue un varón, que nunca reconoció: Friedrich Demuth, tenido con la sirvienta de la casa, Elena Demuth.

Marx le pidió a su amigo y protector Friedrich Engels (A quien conoció en “El Café de la Régence”, en Paris) que reconociera al niño para que su mujer no supiera del adulterio y evitar el escándalo. Todo esto se supo poco antes de la muerte de Engels, cuando llamó a Eleonor, la hija menor de Marx, y le contó la truculenta historia.

Friedrich Demuth nunca supo quién fue su padre, pero como hijo de la sirvienta de los Marx, ni siquiera le permitían sentarse a la mesa.

De las tres hijas de Marx, dos se suicidaron: Eleonor y Laura.

Laura se mató en compañía de su marido Paul Lafargue, quien le puso una inyección de Ácido Cianhídrico y luego, se inoculó el veneno.

Eleonor se mató por un desengaño amoroso, pero torturada por episodios sexuales juveniles que no supo o no pudo soportar. Mucho se ha comentado sobre la posible relación incestuosa entre Marx y su hija menor.

Marx tuvo una vida personal dedicada de forma exhaustiva al estudio de las diferentes disciplinas del pensamiento y en especial a la filosofía e historia, y nunca tuvo estabilidad económica (Fuente: Wikipedia).

En cuanto a Ezequiel Zamora, trabajos periodísticos han denunciado que el hombre a quien se le hidalga el aullido gutural de…“Tierra y Hombres Libres”, dejó su huella indiscutible, el 4-6-1.854, en una relación que existe en el Palacio de Gobierno de Guyana, donde consta que allí compareció con documentos que le acreditaban como dueño, señor y amo de Juana y Nieves, la última tarifada en 300 pesos, y los manumisos Francisco María Castillo de 7 años, candelario de 16, Bonifacio de 15, Rafaela de 5 y Jacinto de 15…

¿Conclusión?

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios