Iglesias en Barquisimeto planificaron misas de aguinaldo a las 6:00 am por la inseguridad #5Dic

Brian Vidal | Foto: Cortesía |

El valor de las misas de aguinaldo para los venezolanos va más allá de una simple tradición o una fiesta religiosa para disfrutar en familia de los acostumbrados villancicos o patinatas.

Las misas de aguinaldos son para celebrar el “nacimiento del sol” como símbolo de la llegada de Jesús al mundo.

Para este tiempo litúrgico, los horarios de las misas fueron cambiados en la mayoría de las iglesias de Barquisimeto para las 6 de la mañana por la inseguridad que azota a la mayoría de las comunidades.

Tal es el caso de la Iglesia Concepción que movió desde hace algunos años su horario para las 6 de la mañana. La iglesia San Juan, conocida como parroquia La Milagrosa, también planificó las tradicionales misas de aguinaldos para esa hora. De hecho el padre de esa populosa parroquia, Luis Vargas, indicó que la mayoría de las iglesias en el centro de Barquisimeto movieron el horario precisamente por la inseguridad que representa un peligro para la feligresía.

Sin embargo, en algunas parroquias al oeste de Barquisimeto las misas permanecen a las 5 y media de la mañana para conservar la tradición, tal es el caso de la parroquia Cristo Rey en la calle 60.

Un sentido espiritual

Cuando se habla de misas de aguinaldo es oportuno citar al padre Juan Vicente Viera quien profundizó sobre su importancia en el año 1928 . “Las misas se celebraban a las cinco y treinta de la madrugada de manera que los últimos cánticos coincidieran con la salida del sol material, símbolo del Sol Espiritual, Jesús el Cristo”. Es el nuevo sol, cuyo resplandor representa la verdadera luz, que nos recuerda la interpretación teológica que había expresado el Papa San León Magno en uno de sus sermones sobre la Natividad del Señor, escrito a mediados del siglo V de nuestra era.

Los aguinaldos y villancicos que se cantan durante las celebraciones también son una representación de nuestra idiosincrasia como una alabanza al Sol Espiritual.

En algunas iglesias en los años 80 y 90 los niños acostumbraban, previo a la misa, a andar en patines y disfrutar de los aguinaldos que las agrupaciones interpretaban dándole la bienvenida a la Navidad.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios