Pese a bajas tarifas, pocas personas pagan los servicios básicos

Jesús Bermúdez/ El Tiempo |

Desde hace algunos años el pago de los servicios básicos pasó, prácticamente, a un segundo plano.   

Problemas en las plataformas, datas no actualizadas, cierre de oficinas autorizadas y la inexistencia de operativos de cobro en las comunidades son algunos de los factores que han jugado en contra de la recaudación monetaria por la prestación de los servicios domiciliarios.   

Al parecer ha dejado de ser importante el cobro de estos servicios que, incluso, la Corporación Nacional Eléctrica (Corpoelec) tardó, entre seis meses y un año -según dirigentes sindicales- sin facturar la distribución de energía.   

Actualmente, sí están recibiendo el pago del servicio, pero la recaudación cayó notablemente. Así lo afirmó Miguel Mazarelli, Miguel Mazzarelli, secretario de reclamos del Sindicato de Trabajadores del Fomento Eléctrico.   

 “En estos momentos sólo 20% de la población cancela el servicio. Esto afecta la prestación del servicio. Si se pagara pudiéramos reparar las fallas que se presentan a diario. Sólo hay un camión cesta para solventar las averías”, acotó.   

Aunado a eso, cuestionó las actuales tarifas, las cuales según dijo, varían entre Bs 300 y Bs 8.000 (dependiendo de si es una casa o un local comercial). Adujo que son demasiados bajas y no permiten mejorar la distribución de energía, comprar equipos y cubrir gastos de personal.   

“Estas tarifas no benefician en nada, debieron actualizarlas desde hace 15 años. Los servicios básicos deben cancelarse a buen precio para garantizar que sean eficientes. Ahorita la empresa no es autosuficiente, pues la recaudación no da ni para comprar un caucho de un camión”.   

Si los montos que se cobran por el servicio eléctrico parecen irrisorios entonces los del agua son prácticamente insignificantes, ya que de acuerdo con lo reportado por trabajadores de la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) y usuarios consultados, estos oscilan entre Bs 47 y Bs 2.000.   

 “En 2015, luego del decreto que traspasó las cooperativas que se encargaban del cobro en Hidrocaribe a manos del Estado la recaudación cayó casi a cero. Este año se ha hecho un gran esfuerzo por recuperar la recaudación de hace más de 10 años, la cual abarcaba a 90% de los sectores”, explicó Jesús Guariguata, trabajador de la Central de Radio y Comunicaciones y candidato a la secretaría general de un sindicato que se creará en Hidrocaribe.   

Sin embargo, acotó que en estos momentos lo percibido no debe llegar ni a 50%.   

A su juicio, las cooperativas hacían muy bien este trabajo, pero que ahora el servicio sólo se cancela en las pocas agencias autorizadas que hay. “Como resultado varios sectores han dejado de pagar, sólo se recauda donde hay oficinas”.

Enfatizó que hasta que se aumente la recaudación y se establezcan tarifas razonables continuarán las fallas en el suministro de agua potable, no se podrán reparar botes en las calles ni adquirir equipos para laborar.   

 Otros afectados   

En el caso del gas doméstico, la situación es aún más crítica, pues desde el año pasado no se cobra y los usuarios temen que en “cualquier momento” se produzca una avería y no pueda ser solventada por falta de recursos.   

Durante varios años el suministro de gas no representó un gasto significativo para los anzoatiguenses. No obstante, a principios de 2019 hubo un incremento “exagerado” de la tarifa, lo cual derivó en quejas y en la suspensión del cobro.   

 “Recuerdo que nos avisaron en enero que se debían pagar 32 mil bolívares, que en ese momento era muchísimo dinero. Además, no estaban obligando a cancelar ese monto por todo el año y tampoco daban la posibilidad de pagar en partes fraccionadas por cada mes. Luego el Gobierno intervino y hasta el sol de hoy no sabemos cuándo vamos a pagar otra vez por el servicio. El miedo que todo el mundo tiene es que luego desmejore el servicio porque no nos están cobrando”, expresó el ama de casa Nohelis Pinto.   

Como estos servicios, el Internet no ha escapado del problema de poca recaudación.   

Aun cuando el secretario del Sindicato Único de Telecomunicaciones (Sutea) en Anzoátegui, Víctor Urbáez, no maneja cifras exactas al respecto, aseguró que en los últimos años “ha caído mucho”.   

“Las tarifas se deben ajustar para mejorar el servicio e invertir en equipos. Ahorita se reportan 40 mil averías fijas en el estado y desde hace tres años la respuesta no es inmediata. Por eso hay sectores que tienen hasta dos años sin tono en el teléfono o sin Internet”, acotó.

Lea más en www.eltiempo.com.ve

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios