#OPINIÓN Lectura: Testimonios #7Ene

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Testimonios tomados de la realidad del Universo, nos permiten demostrar que la luz no se mueve; que la velocidad asignada de 300.000 km/s. es la velocidad de la energía. Componente éste que junto con la masa forman el Universo. ¿Sabemos cuáles son los componentes de la luz? Entérense, para que la luz se genere se requiere de una masa y la energía. La masa puede ser sólida o gaseosa. Coincidencialmente, la energía y la masa son también los componentes del Universo. Materia y energía son los elementos que generan la luz. Ilustraremos esta aseveración con un sencillo ejemplo: el bombillo.

El bombillo que se enciende en nuestras casas tiene un alambre que conocemos por filamento; este filamento es la masa; toda masa es una combinación de masa con energía; el alambre está compuesto de diminutas partículas que son las que se iluminan. Pero para que se iluminen debemos accionar al interruptor, el suicher, para que la energía que viene por el cable, llague hasta el filamento del bombillo, y las partículas suyas se iluminen con la presencia de la energía entre ellas.

La luz del bombillo, gracias a que en torno a él están las partículas gaseosas de la atmósfera, la energía que esparce en el ambiente el bombillo, las ilumina. Y todo el ambiente en torno al bombillo se ilumina también. De modo que la luz generada por el bombillo no se ha movido; más allá del área iluminada priva la oscuridad. Este ejemplo desmiente la velocidad de la luz.

Si en lugar del bombillo, tenemos un fluorescente, en el fluorescente el filamento ha sido sustituido por el gas. Aquí la masa es gaseosa y son las partículas de la masa de gas las que se van a iluminar cuando accionando el suicher la energía llega hasta ellas.

Yo sé que ustedes, mis amables lectores, se están preguntando para sí: ¿y entonces, el día cómo se ilumina? Tienen mucha razón por esta inquietud. Pero la situación de la iluminación de los días la dejaremos totalmente esclarecida cuando en la crónica siguiente nos ocuparemos ampliamente del fenómeno. En la iluminación de los días el fenómeno es igual a los ejemplos que ilustran esta crónica. En la naturaleza todo está como programado; de modo que el proceso para la iluminación es uno solo. En la próxima entrega, pues, todo el proceso de iluminación de los días por la energía solar será motivo especial de una explicación. Estamos pendientes.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios