Epidemia de coronavirus aumenta: Afecta escuelas y conciertos #28Feb

AP | Foto: AP |

Las escuelas de Japón se preparaban para cerrar durante casi un mes y varios artistas, encabezados por las superestrellas del K-pop BTS, cancelaron su conciertos a medida que una epidemia viral se extendía por Asia y Europa, llegando al África subsahariana el viernes.

La expectativa de que Japón cierre todas sus escuelas de primaria y secundaria dejará a casi 13 millones de niños en casa y hace que muy pocos escapen a los efectos del nuevo coronavirus en la tercera mayor economía del mundo. Los eventos deportivos y culturales ya habían sido cancelados en el país, y los parques Tokyo Disneyland y Tokyo DisneySea dijeron que no abrirán sus puertas hasta mediados de marzo.

Pero el COVID-19, la enfermedad causada por un nuevo coronavirus que surgió en diciembre en la ciudad china de Wuhan, se ha propagado mucho más allá de Asia y tiene ya un carácter global. Arabia Saudí vetó las visitas a los dos lugares más sagrados del islam mientras Oriente Medio suma cientos de casos. El creciente brote en Italia provocó contagios en otros países, incluyendo Nigeria, que confirmó el primer caso en el África Subsahariana el viernes.

El conteo de infectados en todo el mundo superaba las 83.000 personas el viernes, y China sigue siendo, con una gran diferencia, el más afectado. Pero Corea del Sur sobrepasó los 2.000 casos, y otros países han incrementado también el número de contagios y decesos. Irán, con 26 fallecimientos y más de 250 enfermos, es la nación más castigada de Oriente Medio y viajeros procedentes del país estaban ligados a casos en lugares tan lejanos como Nueva Zelanda.

La cancelación de los conciertos de BTS en Seúl tendrá repercusión en Corea del Sur, que considera a la banda, que tiene millones de seguidores en todo el mundo, como un emblema de su poder cultural y económico. La agencia de representación del grupo apuntó que no se puede predecir la magnitud que tendrá el brote en abril, cuando estaban previstos los conciertos, y las grandes multitudes que asistirían habrían sido un problema.

La banda de rock estadounidense Green Day pospuso también su próxima gira por Asia, y la Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos canceló actuaciones en Japón luego de hacer lo propio en Beijing y Shanghái.

El cierre de los parques temáticos de Disney en Japón durará al menos hasta el 15 de marzo, dijo su operador nipón, Oriental Land Co., el viernes. Los de Hong Kong y Shanghái permanecen cerrados.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, había pedido que todas las escuelas cierren hasta final de marzo aunque la decisión se tomó a nivel local.

“Lo más importante es evitar infecciones, así que no hay muchas más opciones”, afirmó el subdirector de la escuela primaria Koizumi, Norinobu Sawada.

En Wuhan, la ciudad del centro de China donde se detectó la enfermedad, las escuelas, el transporte público, las oficinas y las fábricas llevan semanas cerradas por las medidas del gobernante Partido Comunista para contener el brote. Su Comisión Nacional de Salud reportó el viernes 327 nuevos casos y 44 muertes en las últimas 24 horas, elevando el total a 78.824 enfermos y 2.788 decesos. Las cifras siguen una tendencia a la baja y muestran que la mayoría de los casos siguen dándose en Wuhan.

En Corea del Sur, gran parte de la respuesta a la crisis se centraba en examinar y rastrear los contactos de miles de miembros de una rama de la Iglesia de Jesús Shincheonji en Daegu, que registró un importante número de infecciones.

El alcalde de la ciudad, Kwon Young-jin, dijo que se presentará una queja contra la iglesia por supuestamente ralentizar los esfuerzos de cuarentena al proporcionar inicialmente una lista incompleta de sus miembros.

De los 571 nuevos casos reportados en Corea del Sur el viernes, la mayoría estaban en Daegu y en su provincia. En el país hay un total de 2.337 pacientes de COVID-19 y 13 fallecidos.

El número de casos también aumentó de forma gradual en otras zonas, incluyendo en la capital, Seúl, donde la sede del Banco de Exportación e Importación de Corea cerró luego de que un empleado dio positivo. Unos 800 trabajadores de la institución estatal laburaban desde sus casas mientras operarios de salud desinfectaban el inmueble.

En la localidad obrera de Uslan, una fábrica de pintura de autos Hyundai con unos 300 trabajadores cerró luego de que uno dio positivo por el virus.

La crisis por el COVID-19 llegó también al deporte surcoreano: la liga de béisbol profesional canceló su pretemporada; la de fútbol demoró el inicio de la competición y la de baloncesto prohibió la presencia de espectadores en los juegos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios