#COLUMNA El rincón de los miércoles #4Mar

Luis Rodríguez Moreno | Foto: Archivo IMP |

En Venezuela se hace cada día más difícil la convivencia entre los seres humanos.  Las desigualdades, junto a la grave crisis social económica por la cual atravesamos no permite el entendimiento, mientras la clase política juega peligrosamente en un clima de confrontación que nos puede llevar por caminos no deseables. La violencia tiene sus propios protagonistas y la sinrazón se impone sobre la sensatez cuando no se acepta la disidencia en el debate, como sucedió en la última visita del Presidente Juan Guaidó a la ciudad de Barquisimeto. Los violentos transformaron al barrio la Paz en un escenario de guerra, utilizando armas de fuego y atentando contra la integridad física de seguidores y no seguidores del líder de la oposición. Lamentablemente las autoridades no se presentaron para apaciguar los ánimos de los exaltados. Solo contemplaron la escena hasta que sonaron los disparos obligando a los manifestantes a salvar sus vidas. Nos preguntamos, buscando una respuesta, si existe alguna disposición legal que impida la presencia activa de un dirigente político en los barrios de la ciudad, cualquiera que sea su tendencia, o simplemente se trata de una reacción de la barbarie incontrolada de hombres y mujeres no acostumbrados a vivir dentro de los parámetros de una democracia de la que tanto se jactan los políticos. No dudamos en este momento de valorar la valentía de Juan Guaidó en este terrible trance en la que se vio envuelto, donde hasta pudo perder la vida. Como era de esperarse, las voces de medio mundo se hicieron escuchar condenando este suceso, y no podía ser de otra manera. Sin embargo, han pasado ya varios días y no hemos escuchado ni una palabra de la autoridad a quien compete, no solamente repudiando el atentado, sino ordenando una investigación profunda para sancionar a los responsables.

II

MADRID-BARCELONA.- un excelente domino nos ofrecieron estos dos grandes equipos que se disputan el liderazgo de la Liga Española. Después de dos caídas en forma consecutiva de los blancos, era predecible el favoritismo de los catalanes en este memorable clásico, pero también de los que todavía dudan de las capacidades de los blancos en cuyo historial están escritas grandes y dramáticas hazañas en el campo de juego. Esa rivalidad ya tiene muchos años con una estadística reveladora de la calidad de ambos. Madrid ha ganado 73 veces al Barsa y este al Madrid 72, además del agregado de confrontación territorial ya conocida. El domingo Leonel Messi, la máxima estrella de los azulgrana solo apareció por ráfagas, sin poder desarrollar su acostumbrada dinámica cuando está frente al arco, mientras en la Casablanca recordaban con nostalgia la ausencia de Cristiano Ronaldo, otro de los grandes de este deporte; hubo mucha intensidad, excelentes planteamientos tácticos que se estrellaron contra dos estupendos, hasta que Madrid recibió el premio del gol en en una jugada magistral del joven brasileño que comenzó el magnífico centrocampista inglés Kroos, cuando ya el partido estaba por concluir. Lo demás ya se sabe, Mariano ingreso al campo para marcar el segundo tanto y darla vuelta olímpica ante el delirio de los aficionados del Bernabéu. Hoy nos hemos levantado pensando en el Manchester City y preguntándonos si el Madrid será capaz de remontar la ventaja que tiene para su segunda presentación en la Champions League. 

CARNAVAL.- Nos pareció una broma, decretar el carnaval en Venezuela, cuando el país ya no tiene la alegría de otros tiempos para disfrutar de esa fiesta pagana, cuyo origen se pierde en el tiempo. El de Venecia, por ejemplo, ya cumple más de 500 años. Es decir, cuando Cristóbal Colón llegó a nuestra América, en la bella ciudad del agua, al norte de Italia, ya se bailaba y se disfrazaban los hombres y mujeres que poblaban la región. En nuestra ciudad, el dios Momo también se hizo presente en esas fechas y cuentan los cronistas de la época sobre grandes desfiles por las calles y avenidas y bailes de mucho colorido en lugares como el Centro Social. Club Unión, Country Club, Casa del Periodista, Club Ayarí, Club Cuatricentenario. Círculo Militar, Centro Gallego, Club Gran Colombia y en centros deportivos de la periferia capitalina. Y no se diga en la capital de la República cuando nos decían que en el Ávila es la Cosa, o en el Casablanca donde actuaron orquestas famosas como la de Dámaso Pérez Prado y la Sonora Matancera, además de las orquestas de Tito Puente, Tito Rodríguez y Celia Cruz, entre otras atracciones. Los galanes de la época se volcaban hasta esos centros a la caza de las negritas, comparsas de misteriosas mujeres que nos hacían soñar con promesas que nunca se cumplieron.

¿O SI?

Luis Rodríguez Moreno

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios