#OPINIÓN Trazos de inocencia con la pasión infinita por la Divina Pastora y el arte #4Mar

Freddy Torrealba Z. | Foto: Cortesía |

La práctica de las artes plásticas con niños constituye un desencadenamiento de energía a través de la imaginación. El afloramiento de la creatividad, comunicación y expresividad a temprana edad de su sensibilidad artística como parte también del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Se trata de un efectivo uso del arte en funciones del bienestar y realización plena del hombre que a veces no tiene cabida en el establecimiento sociopolítico. Ese tipo de actividades permite descubrir los talentos potenciales que se mantienen ocultos. Ello al tiempo que facilita la manifestación de los sentimientos de: belleza, solidaridad, convivencia, comprensión y alegría, es decir esa fuerza liberadora del amor que nos hace mejores personas.

En ese orden de ideas La Fundación Larense de Síndrome de Down conjuntamente con el Museo de Barquisimeto han tenido la loable iniciativade desarrollar con 21 niños una jornada plástica dedicada a la imagen de la Divina Pastora.La resultante ha sido 65 creaciones pictóricas exhibidas en los salones del Museo las cuales dan cuenta de las condiciones para este arte de sus oficiantes.

Estamos ante una acción guiada por la libre experimentación en que predominan la más amplia libertad y el azar cuando de crear se trata. La presente es la edición XVI de esta plausible actividad que reúne a niños con o sin inquietudes manifiestas para esta expresión del arte.

Precisemos que éste no es arte ingenuo o naif, aunque se aproxima al mismo. La plástica de ese tipo compete a los adultos. Pero el evento resulta muy alentador desde la perspectiva: estética, artística, pedagógica, social, y humana. Pues en la vida,aunque perdamos las alas siempre hay motivos para volar muy alto. Esa la estimulante lección que nos deja.

Sus obras son representaciones visuales de la patrona espiritual delos larenses en que predomina la percepción particular de cada uno de los participantes. Estas producciones oscilan entre el reflejo objetivo del tema con la belleza de un ser místico y la subjetividad transformadora del creador, como puede ser un simple esbozo o un manchón.

En estas creaciones salta a la vista la condición de aprendices de todos en estas actividades artísticas.Así es apreciable el despliegue restringidos de los colores y presencia marcada del dibujo punto de partida de una pintura. Ese discurrir en la mayor espontaneidad en consonancia con la denominación del evento.

Este es un arte despojado de dobleces por la travesura, sinceridad y fidelidad de sus autores: niños portadores de sueños permanentes por la felicidad humana. Ello más otros motivos que le aportan variedad y libertad a su desarrollo, como el del medio ambiente.

Con todo sobresalen varias obras con marcados méritos plásticos que presagian futuros valores de la plástica. Las producciones de Angélica Bellini son un ejemplo de ello.Se aprecian además atisbos de las corrientes del retrato, figuración y abstracción muy bien logradas pese a la impericia.

Llegue el espaldarazo a los protagonistas de esta hermosa jornada, a saber: Carlos Salas, Cristóbal Gordillo, Kizneth Carolina Vásquez, Genesis Colmenárez, Exser González, Gerurays Mijares, José Ángel Ibarras, Eward Durán, Folemi Fernández, Julia Navarro,María Virginia Giménez, César Domínguez, Alejandro Perera, Iván Bermúdez, Yulimar Camacho, Albanis Giménez, Marco A. Giménez, Iván Bermúdez, Osmarly M. Henobue, Carlos Luis Pernalete y Angelina Bellini.

Todos lo han hecho muy bien. Felicitaciones. ¡Y, siempre adelante!
Por supuesto,el reconocimiento es extensivo a las directivas de la ALSD y del Mubar. Se espera se repita esta experiencia por el bien de nuestra niñez y la ciudad necesitada de más arte liberador. Vale.

Freddy Torrealba Z.

@freddytorreal11

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios