Coronel (R) José Rangel Terán: Con despliegue militar el régimen muestra nerviosismo

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

Con la excusa de estar abogando por la paz y la tranquilidad ciudadana ante el temor de una presunta invasión por parte de los Estados Unidos, Brasil y Colombia, el régimen saca a la calle a los militares y la fuerza policial, pero lo que está es demostrando el miedo que siente y el cual trata de transmitírselo al pueblo.

Declaración en tal sentido formuló el coronel (retirado) y abogado en ejercicio José Rangel Terán, excomandante general de la Policía del estado Lara y quien fuera segundo comandante de la Policía Metropolitana y, además, exintegrante de la Junta Interamericana de Defensa.

Ya con la reunión que sostuvo el presidente de Colombia, Iván Duque, con el de los Estados Unidos, Donald Trump, a quien pidió mayores sanciones para los funcionarios del régimen venezolano, Nicolás Maduro  y todo su equipo se mostró nerviosismo.

Y ahora que Jair Messias Bolsonaro se encontró con Trump y el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, almirante Craig Faller, quien declaró que el régimen madurista se financia con el dinero de la droga, el miedo se ha apoderado de toda la cúpula que detenta el poder en Venezuela.

Desde la tarde del lunes, en todo el territorio nacional, ha habido un despliegue desmesurado de efectivos miliares y policiales, pero no es precisamente para garantizar la tranquilidad ciudadana, sino para amedrentrar a la población y sabotear el llamado hizo por Juan Guaido, el presidente legítimo y reconocido por las democracias del mundo.

Sin embargo, la gente respondió, dijo el coronel Rangel Terán. No en la medida que se esperaba, porque se hizo un día de trabajo, un martes. pero el objetivo se cumplió como fue el de salir a la calle a expresar el descontento que se siente ante un régimen que ha sumido a Venezuela en el desastre, en el atraso y en la miseria de sus habitantes al punto que ya hay más de cinco millones fuera del país, porque se encontraban desesperados ante la imposibilidad de mejorar sus condiciones de vida.

En ningún momento se justificaba este despliegue operacional, agregó, porque la ciudadanía que salió a la calle está indefensa y los equipos antimotines utilizados simplemente fueron sacados para meter miedo y evitar que la gente proteste, como es el derecho que nos garantiza la Constitución.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios