#COLUMNA El rincón de los miércoles #25Mar

Luis Rodríguez Moreno | Foto: Cortesía |

Cuando termine esta pesadilla que vive el mundo como consecuencia de un letal virus, la humanidad tiene la inaplazable obligación de revisarse a sí misma y cambiar lo que se tenga que cambiar para asegurar la supervivencia del planeta. En los últimos años nos han alertado sobre lo que nos puede pasar si aumentan desproporcionadamente las agresiones que a diario se cometen contra el planeta sin que parezca importarle a nadie, y menos a las nuevas generaciones, ocupadas como están en pasársela bien sin mirar a que y a quién. Con la llegada del Corona nos olvidamos de la historia de pueblos que fueron víctimas de grandes tragedias, comparables en morbilidad, si se quiere, con la de estos virus del nuevo siglo. Seguramente los enormes recursos con que cuenta la ciencia se podrá controlar la mortal pandemia, pero también es cierto que nuestra vulnerabilidad obedece a diferentes causas que la ha provocado.

II

Sobre el tema se ha escrito y se seguirá escribiendo por años, magnífica posibilidad para una reflexión para cambiar de un tirón los sistemas de convivencia del ser humano, incapaz este de aprender las lecciones de nuestros antecesores que se vieron obligados por las circunstancias a mejorar sus condiciones de vida y prolongar la existencia del globo terráqueo. Nuestro insólito universo, en ese sentido, ha modificado de una manera brutal sus costumbres a nombre de una modernidad que obedece a grandes intereses que van desde lo económico hasta lo político en una orgía inacabable de irresponsabilidad que nos lanza por un precipicio sin fondo.

III

Las grandes potencias están hoy desesperadas por encontrar una fórmula rápida y eficaz para detener a la pandemia provocada por el Corona Virus y abren sus tesoros para financiar costosas investigaciones que les permita luchar y vencer a la contagiosa infección que amenaza con desaparecer cualquier signo de vida en la Tierra si sus habitantes no modifican su conducta para permanecer y multiplicarse en sus entrañas. Los políticos tienen el reto de mirar a su alrededor y coincidir con las aspiraciones de quienes le votan en los procesos electorales, y satisfacer las necesidades de las comunidades – agua, energía, un buen sistema de salud pública, y mejoramiento de los niveles educativos que les permita al ciudadano defender su estado de bienestar.

IV

La falta de una sanidad nacional es uno de los motivos principales para la incubación de virus como el que nos ocupa hoy este espacio.  Tiene que ver con viviendas salubres, erradicación de villas miserias, ciudades limpias, con parques bien cuidados donde el hombre se acerque sin temor, pero con respeto a la madre naturaleza. Y sobre todo alentar la solidaridad y el amor en todas las manifestaciones del quehacer humano. De esa manera. Será muy difícil que el Corona Virus pueda irrumpir en nuestra vida.

¿Por qué no comenzar a crear hoy una nueva sociedad sin el virus de la intolerancia y la sin razón?

Luis Rodríguez Moreno

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios