#GALERÍA De la soledad al caos con tapaboca: La carrera 21 continúa activa #17Abr

Por Katherine Nieto |

El inicio de la cuarentena social por la COVID-19 disminuyó considerablemente la presencia de personas en las calles de Barquisimeto, incluyendo las de mayor actividad comercial, como la avenida 20 y carreras 19 y 21. Pero hoy, cuando se cumple el primer mes del decretado distanciamiento social en Lara, en la carrera 21 de esta ciudad la actividad parece no haber parado nunca, con la única diferencia de que todo el que la transita, usa tapabocas y en algunos casos, guantes.

Foto: Katherine Nieto
Foto: Katherine Nieto

Abundan las advertencias de que si no está protegido, no entrará al establecimiento. En algunos locales ofrecen alcohol o antibacterial para desinfectar las manos de los clientes y el vigilante administra con celo la entrada de personas. La calle ‘borbotea’ de gente, mientras la actividad sigue.

Foto: Katherine Nieto

Caleteros caminan hasta tres cuadras cargados con bultos de alimentos o productos de limpieza, pues en el cruce de la calle 29 una patrulla policial cierra el paso. Pueden pasar las personas en bicicleta y quiénes andan a pie, cargan a cuestas las pesadas bolsas de alimentos o productos de higiene que han adquirido. Los establecimientos que proveen estos artículos, son los únicos que están abiertos, salvo una que otra ferretería, además de panaderías y centros de salud.

Foto: Katherine Nieto

La necesidad es la máscara que cubre la cara de las personas que acuden a esta calle comercial de Barquisimeto, pues al ser consultados por Elimpulso.com respondieron que necesitan comprar productos de primera necesidad o trabajar para poder comer. Los vendedores ambulantes, también hallan su sustento en medio de esta exposición al virus, aunque la ganancia sea muy poca.

Foto: Katherine Nieto

No falta el cuidador de carros, el vendedor de pastelitos, el zapatero y hasta tapabocas se venden en éste, el epicentro del comercio barquisimetano durante la pandémia de la COVID-19.

Foto: Katherine Nieto

La gente camina con una inusual sensación de seguridad por la nutrida presencia de policías y militares en esta zona céntrica de la ciudad, sin embargo según indicaron algunos comerciantes, los rateros y roba carros tampoco se quedaron en casa.

Foto: Katherine Nieto
Foto: Katherine Nieto
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios