¡Compromiso! Maestra camina kilómetros para que sus estudiantes no pierdan año escolar

Luis Miguel Rodríguez - @unluismiguel | Foto: Cortesía estudiantes de U.E. Nacional Tamaca |

La cuarentena social decretada como medida para evitar la propagación de la COVID-19 en el país ha traído consigo cientos de historias admirables, como es el caso de una docente que reside al norte de Barquisimeto y debe caminar unos 3 kilómetros para asignar y recibir los trabajos de sus alumnos que, desafortunadamente, no cuenta con un servicio de internet en sus hogares que les permita estudiar a distancia.

Carmen López, una mujer de 45 años de edad que trabaja como profesora en la modalidad jóvenes y adultos de la Unidad Educativa Nacional Tamaca, relató a Elimpulso.com que muchos de sus estudiantes viven en zonas rurales y remotas, por lo que no cuentan con la internet en sus casas y que además, ante la inactividad del transporte público por el aislamiento social, estos deben caminar largos tramos para poder asistir a la institución y entregar las tareas correspondientes.

“Vamos al liceo una vez cada 15 días para atender a los estudiantes que no pueden recibir sus clases online, es una forma de prestarles ayuda”, indicó López, quien aseguró que a pesar de caminar 3 kilómetros entre ir y venir, es el esfuerzo, el compromiso y las ganas del alumnado lo que la motiva a tenderles la mano.

Entre las tantas historias que Carmen tiene por contar de sus estudiantes, se encuentra la de un joven de 23 años, que aparte de luchar por sacar su título de bachiller, debe también trasladarse en su bicicleta desde la Parroquia El Cují hasta el oeste de Barquisimeto, específicamente a la calle 58, para poder trabajar y llevar el sustento a casa.

“Son cosas que a uno se le arruga el corazón. Si este jóven con esta pandemia tiene la motivación de llegar después de un recorrido increíble, que no son los 3 kilómetros que yo puedo hacer, siendo uno bien fuerte y exigente y además llega con las ganas de entregar su trabajo, lo menos que podemos hacer nosotros (los docentes) es presentarnos”, contó López.

Detalló la profesora que hay un esfuerzo mancomunado entre el grupo de docentes, y que los días asignados para ir al liceo y recibir las tareas ellos cumplen con el protocolo sanitario. “Cuando vamos a la institución tenemos guantes, tapabocas, se reciben los estudiantes uno por uno y a la distancia correspondiente. Hay un sacrificio de lado y lado, querer es poder”.

Asimismo, reconoció que el país no está en condiciones para contar con estudios en línea de forma óptima, ya que muchos de los estudiantes son de bajos recursos y no cuentan con una computadora o teléfono inteligente, o simplemente porque en su sector no tienen internet.

Aunado a esto, se mostró preocupada por el nuevo decreto emitido por la Gobernación de Lara, quien restringió la salida de los larense a las calles después de las 2 de la tarde, pues los estudiantes de las zonas más lejanas ahora cuentan con menos tiempo para asistir y entregar los trabajos, por lo que ahora deben buscar nuevas estrategias.

Los estudiantes son su motivación

A pesar de los tantos obstáculos, López se siente “muy orgullosa” de todos sus estudiantes y más cuando estos le expresan que “se quieren graduar”. “Mi motivación de trabajo es por ellos, por formar a los estudiantes, porque tengan un sentido crítico, se preparen y hagan las cosas bien hechas”, enfatizó.

Cabe acotar que este año en la Unidad Educativa Nacional Tamaca, entre la matrícula escolar y los cursos que allí se dictan, unas 800 personas de la comunidad fueron beneficiadas. No obstante, ante la pandemia de la COVID-19, se diseñaron estrategias para poder continuar las actividades y culminar tanto los cursos como el año escolar.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios