#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: La solidaridad #22Abr

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“Reunirse es un comienzo…

Permanecer juntos es un progreso…

Trabajar juntos es un éxito”.

HENRY FORD (30-07-1.863 / 07-04-1.947).

El genio del automóvil, Henry Ford, fue un empresario y emprendedor estadounidense, fundador de la compañía Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción modernas utilizadas para la producción en masa.

La introducción del Ford T en el mercado automovilístico revolucionó el transporte y la  industria en el globo terráqueo. Fue un inventor prolífico que obtuvo 161 patentes registradas en los Estados Unidos. Como único propietario de la Compañía Ford se convirtió en una de las personas más conocidas y más ricas del mundo.

Su visión global, con la economía de mercado como llave de la paz, es la clave de su éxito. Su intenso trabajo con la reducción de costos llevó a una gran cantidad de inventos técnicos y de negocio, incluyendo un sistema de franquicias que estableció un concesionario en cada ciudad de Estados Unidos y Canadá y en las principales ciudades de los cinco continentes.

En sociología, solidaridad se refiere al sentimiento y la actitud de unidad basada en metas o intereses comunes; es un término que se refiere a ayudar sin recibir nada a cambio con la aplicación de lo que se considera bueno. Así mismo, se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre sí. Algunos sociólogos introdujeron definiciones específicas de este término.

La palabra solidaridad proviene del sustantivo latín “soliditas”, que expresa la realidad homogénea de algo físicamente entero, unido, compacto, cuyas partes integrantes son de igual naturaleza. Fuente Wikipedia.

La solidaridad y el altruismo son indivisibles. Desde su fundación, los integrantes de la “Red de Instituciones Larenses”, se caracterizaron por la filantropía que pudieron plasmar en la “Misión” aceptada según la definición que fue suficientemente descrita, analizada, discutida y aprobada, conjuntamente con su estructura organizacional y su “Visión, Principios, Valores y Objetivos”.

Los orígenes de la “Red” estuvieron plenamente definidos y los trabajos realizados no aceptan más que críticas positivas y esto ha sido valorado en comentarios y elogios de personalidades de reconocida probidad.

La mayoría de sus integrantes, tercamente nos  hemos mantenido apegados férreamente al criterio de conservar la organización con su especial característica de ser una institución con una jerarquía plana, donde todos somos iguales; tenemos los mismos deberes y los mismos derechos.

Es ahora cuando las actividades de la “Red de Instituciones Larenses” son más necesarias, porque la pandemia creada por el COVID-19, mejor conocido como Corona Virus o Virus Chino, ataca a los ciudadanos venezolanos que nos encontramos en una situación deplorable, económica, social y políticamente, que podría considerarse que nos golpea tortuosamente. Prácticamente insoportable ante la destrucción del servicio de suministro eléctrico, la pésima calidad del servicio de aseo urbano y domiciliario y la ausencia casi total del suministro de agua, cuya potabilidad podría ser seriamente cuestionada y es absolutamente necesaria para lograr la higiene imprescindible y controlar la pandemia ya globalizada y cumplir con la mal llamada “cuarentena” que ha sido impuesta por un decreto regional cuestionado por afamados juristas, porque, presuntamente, es violatorio de los derechos humanos…

“Hemos aportado soluciones a graves problemas.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios