Tulio Ramírez: Educación a distancia por televisión está multiplicando la ignorancia

La idea de impartir la educación a distancia a través de Internet y de la televisión en Venezuela, como ha ocurrido en todo el mundo, ante el temor del contagio del coronavirus Covid 19 con la enseñanza presencial, es la más recomendable en este momento.

Pero, tal opción no es igual en los países desarrollados que en los países pobres, como el nuestro, observa el profesor Tulio Ramírez, docente de postgrado de la Universidad Central de Venezuela, consultado por Elimpulso.com.

En los primeros, las personas tienen acceso ilimitado a la tecnología a diferencia de los segundos, donde no es posible.

En el caso de Venezuela, la situación es mucho más difícil por la inestabilidad del servicio eléctrico,  el alto costo de los dispositivos y la dificultad de conseguir los repuestos que también son costosos.

No es esta una cosa nueva, por cuanto ya en el año 2018, según estudio hecho por organismos internacionales, en el territorio nacional, el acceso tecnológico alcanzaba el 60 por ciento. Es posible que ese porcentaje haya disminuido, indudablemente, por las condiciones socioeconómicas de la población, que se encuentra a diario más preocupada por la consecución de alimentos que satisfacer otras necesidades.

Aún más, esos equipos por la misma velocidad que avanza  la tecnología se hacen obsoletos en corto tiempo y para nosotros, que sufrimos una inflación infinita y los ingresos son extremadamente muy precarios, resultan inalcanzables.

Desinversión tecnológica

Lamentablemente, agregó el experto, Venezuela no ha invertido lo necesario para tener un sistema comunicacional aceptable.

En una encuesta hecha sobre conectividad en 176 países, nuestro país alcanzó el lugar 175. Superó a Turkmenistan, un país mayoritariamente desértico del Asia Central, que formó parte de la Unión Soviética.

Es de resaltar que nuestro vecino. Colombia, ocupa el lugar 19. Y el primer puesto lo tiene Catar.

Es por ello que nada garantiza un buen desarrollo de la educación por esa vía, por lo ya antes expuesto y porque el Ministerio de Educación no ha incorporado a profesionales de la educación bien preparados, sino que ha echado mano de jóvenes integrados al programa social Chamba Juvenil, que tienen gran voluntad de hacer cosas buenas, pero no están capacitados. Porque no se puede comparar a educadores que estuvieron cinco años en las universidades con estos muchachos que apenas recibieron 520 horas de un curso.

Las clases que han impartido por televisión algunos de estos expositores no son nada buenas, por cuanto cometen errores garrafales. 

Es conveniente que los padres acompañen a sus hijos cuando se sientan a ver estos programas, para que vayan corrigiendo las fallas que observen, porque de lo contrario, los educandos no van a aprender bien.

Lo que se puede ver es que esta alternativa que se ha adoptado va a multiplicar la ignorancia.

El doctor Ramírez, con el fin de corregir defectos y deficiencias en la educación televisiva, precisa los requisitos siguientes:

1, Utilizar profesionales probadamente competentes en las materias a impartir. No improvisar.

2. Utilizar los canales televisivos que no tengan rechazo; es decir, los que tengan mayor sintonía. No es el caso de las televisoras oficiales. Se impone que haya una alianza con los medios que llegan a mayor número de televidentes.

3. No recurrir a la televisión por cable, porque, por una parte, ésta no es accesible a la mayoría de la población y, por la otra, no se presta a programas de la eventualidad que presenta la emergencia.

4. El Ministerio de Educación debe ocuparse de difundir masivamente su propaganda orientadora, para despertar interés en los programas educativos, ya que no existe experiencia en este aspecto.

5. El Ministerio de Educación debe hacer una planificación por niveles. Establecer horarios. Y utilizar la tecnología adecuada a la educación a distancia.

6. Todos los programas deben ser previamente grabados y repetidos oportunamente, a fin de que la enseñanza sea cabalmente recibida.

7. Todos los programas deben ser emitidos por youtube, para aquellos que dispongan de los dispositivos puedan verlos y de esa forma también comprender claramente las materias difundidas.

8. Elaborar un método de realización de trabajos solicitados por los educadores y otro sistema de evaluación.

En este sentido, Ramírez considera un error que los educandos sean promovidos de un grado a otro, sin presentar exámenes.

Eso forma parte de la política publicitaria del régimen de hacer ver que Venezuela tiene un alto número de matrícula, pero sin tomar en cuenta las deficiencias de los educandos y el daño que se les hace para formarse posteriormente en una profesión.