#OPINIÓN Marlene pelando cebollas: La Cuántica de Mamá-Sofía (Parte VII) #3Ago

Marcantonio Faillace Carreño | Ilustración: Victoria Peña |

<La idea de morir es amarga. La idea

 … de morir sin amar es insoportable…>

Erich Fromm

<Si confías demasiado podrán engañarte,

…pero si no confías suficiente, vivirás un tormento.…>

Frank Crane

<No hay mayor dolor que recordar los

…tiempos felices desde la miseria.…>

Dante Alighieri

Julius tiene semanas aplicando el brebaje del brujo a su madre que no sabe que lo es ¿Lo haría si supiera? Calcula que no tarda en dar la campanada a San Pedro con el manojo de llaves y el manojo de desgracias. A nadie cae mucho la moneda Petro que saca la piedra por el nombre que le colocaron los del gobierno de Alí Baba a la metálica virtual criolla. Su valor real no supera el de un pedrusco de cantera…

Marianita escondida en el desván veía el proceso pero creía que el señorito Julio estaba curando a doña Rosa con santería, Babalaos, sahumerios, inciensos, cortes, nichos de sacrificio y esas cosas ¡Qué sé yo! siempre, anexó el profesor Ramiro. No pensó que podía ser simple cuidado al paciente cognitivo. Ella comentó que un señor que no se quita los lentes negros le habla bajito al señorito Julio. Me da miedo. A veces mira a donde estoy y siento que ve a través del listón. Buendía confirma lo que temía. La anciana está envenenada y a punto de pasar el charco como chismosean las ancianas de la aldea Villa del Cura.

Julio y su asesor químico viajan hacia Cuba por dos semanas. Allá visitan a la familia y se hacen de especias preparadas a petición de interesado por vía non sanctas. Julio no pregunta y el brujo dice poco y a veces ese poco es incomprensible para gente sin dos dedos de frente, o en este caso, insanos. 

Como cabría esperar el brujo va incognito y a todo coterráneo de Habana, Cienfuegos, Varadero y otros sitios se hace llamar como el licor célebre de ese lar, riesgosamente llamado Cubalibre. Cubalibre toma la mies, y la pone en un sector secreto del bolso, dice. Es un cierre invisible que compró en Bogotá a un narco que trafica lo-que-sea y para quien sea, siempre que ese sea, sea para ganar dinero. Cubalibre es amigo del guerrillero FARC Tiroloco, primo del archisabido Tirofijo que se supone le decían así porque donde pone el ojo, jamás pone la bala. Y luego ríe a carcajadas. Cuentan que ha matado más partisanos de su pandilla que enemigos del gobierno, por eso es el más reducido grupo del cosmos de ilegales. Hay solo uno, él. Cubalibre confía en el oficial insólito que carga su propia guerra al bolso, y la doctrina marxista leninista que la usa para limpiarse las nalgas. En el fondo, nada puede ser tan similar al mismo Cubalibre.

Antes de volver al país, pasan a un tour personal. May la amante asiática de Tiroloco y bailarina del Karman’s bar, que inspiró Cubalibre para ponerle al suyo Karmaina da los datos chinos de ungüento maligno, menjunje letal, pócima psicodélica, cuajado nocivo, herbajo tóxico, todo una carrera de ensalmo atávico que como cóctel son el alma del que vive sin alma luego de beberlo. Nada hacía más feliz a Julio que oír la frase ¡estamos listos!

¿Conseguiste el asunto? pregunta Julius.

¡Estamos Listos! Fue todo lo que quería escuchar.

-Anda a chequear los pasajes para irnos. Dio la orden en plan de químico asesino. Julius acata la decisión como si estuviera dominado, y lo estaba, solo que lo ignoraba, además de irse tras un final de película sangrienta.

Marlene entiende que lo muerto, no puede matarse. Pero a este cretino provoca matarlo, revivirlo y volverlo a matar. De hecho dejará que sufra ¿Podrá envenenarlo antes de ahogarlo con gas imparcial? veré como convenzo a Tomasita, si pudo con lo que el brujo entregó acabado en el volante del escarabajo con crines mostaza y color piedra a lo mejor se aparece con algo similar y lo liquido doble… sonrío a sus adentros con malicia civilizada…

Ríe pensando en filósofos ¿Filósofos a mí? la ciudad es un alienígena que se cuela en la barbarie humana. Aprendió la ironía, el escepticismo y el Decepticons de Transformes. Desde que Buendía regaló suscripción por cable y decodificador Direc.tv, en casa no se habla de otra cosa que no sea Transformer y Tortugas Ninjas hasta Bumblebee y el inmortal Optimus Prime. Marlene se sentía como una Megan Fox, y a Ramiro le fascinaba la idea.

Los domingos iban al Parque del Este porque el del Oeste era atraco seguro por los colectivos de la zona, motorizados malandros sin pizca de cerebro y protegidos con armas  pesadas como un hijo. En verdad aman más al revolver que a su vida ¿Qué importa un cuerno la vida de otros? ¿Saben lo que es un DDHH o qué es la conciencia? No, solo creen saber de la conciencia social… ¡patrañas! pensó neo-Sofía.

Flores y Buendía vagan por el parque. Principian con strech-estiramiento, igual Mario, Susanita y Luisito que se caen y ríen como niños que son. Hacen la parada para comer raspado con sirope y leche condensada que les cuesta los dos ojos de la cara de cada uno.

Se saltan el trencito y ahorran cash para otra cosa. San Petro mantienen fregados a la población, y ricos y pobres, ya no se distinguen tanto. La miércoles, alcanza el cuello, y los sin, son prefijos de revés social. Sin agua, sin luz, sin dinero, el prefijo sin, es un sino sombrío, un hado sin hada, un hada sin alas. Medita Sofía, la única dispensa social del momento está en la inopia sin piedad y el hambre sin final. Era un karma sopesar el porqué de esa situación que la dejaba sin aliento.

En el parque Marlene perpetúa el Oeste como un estofado de caravana en carretas de escarabajo con un corcel de pesadillas en la última parada antes de desgajar la capa de Kant que se asoma cerca del la carabela de Colón anunciando el fin del recorrido y la hora de tornar a la Diligencia, de regresar al  desquite, de retomar la ilustración de la que quiere luces. En la Biblia leyó hace nada, buscando la luz, no dársela a los cochinos. En la pequeña Venecia sobran los cerdos de todo tipo, tantos como los lamentos de miseria a los que su brillo incandescente ciega.

El hogar Flores cambió desde que Julio partió vía goajira de plaza. Luego alquiló un room arriba del Karmaina. Desde allí desplegaba vengativo su mala vibra sobre la tía abuela y a Sofía que la odiaba a muerte. Intoxicado, iracundo, dopado, el kung fu de la retaliativa en marcha daba escarmiento taekwondo al temperamento. Púgil, karateca y golpeador de madre indefensa cae en un sopor moribundo. La muerte toca a su puerta como una pesadilla lenta e infalible. Una portezuela al más allá que abre pasaje a su nada.

Luego del paseo se van al cinematógrafo a ver remix de los X-Men que de vez en cuando ponen como estelar para chamos en matiné dominical. Julio a esa hora va dormitando la pea en el room, cuando no está tramando felonías propias y ajenas, sobre todo a la de la familia cercana a la que hace responsable junto al mundo entero por lo mísero de su existencia. Por supuesto no deja de mirar el escarabajo que hoy no parecía tener dueños. Piensa que va a revisarlo no vaya a ser que sea un peine. De ver que nadie o nada esté fuera de sitio. Lo piensa llevar a su estacionamiento particular de cacos anónimos que junto comparte con chinche y el brujo donde comercian repuestos robados al porte del mercado negro, como su espíritu y el del maligno, siempre con esos espejuelos oscuros que jamás se quita en público.

 Marlene desempolva el sueño y la mueca de la cara como consecuencia de la Diligencia, cuando no de sueños escolásticos o de derechos de la mujer, tanto que hace un par de noches despertó sintiéndose una Juana de Arco pero sin flechas y con el carcaj vacío. Sabe que las libretas y el subsecuente descargo en nube no pueden darle atraso. El retraso viene de su tierra, desde la familia campesina y del país, que de república pasó a bananera sin ley. Pero la ley de la Diligencia es un Talmud hebreo, inalterable e inmóvil.

Desde que la novela de Grass entró en su camino, la ruta es capa a capa. De una libreta a otra. De un saber a un dudar, de ser la mujer sin derechos a defender su derecho a la libertad y el respeto a todo ser humano, y anexaría a todo ser viviente excepto, cucarachas, moscas y ratas, lo que Buendía nombra fauna asociada perturbante. Se pone a ubicar a Kant que entiende es un capítulo único pero lo introduce como es correcto en Ilustración, a la diestra del cero, lo que equivale a la diestra del Señor, y al cronos fidedigno entre los períodos del Barroco y el Renacimiento.

Como siempre, escribe el titulado a la diestra del cero como Sofía, la cuántica, la expela gajos, la que hoy duda y acierta con igual puntería que cualquier vecina con derecho a no creer en dios o amarlo con la pasión fanática del evangelista, al final entre gustos y colores, no han escrito los autores. Que cursi, pensó, y siguió en busca de Kant o en busca de Nemo, daba igual, pero se registraba muy distinto… y ya en casa luego del paseo dominical, se dedicaba a trabajar en la pizarra y en el eje de su objetivo cultural.

Flores investigó que después de Hume el otro sistematizador en la historia de la filosofía fue el teutón Immanuel Kant. Consiguió que el centro de gravedad filosófico europeo se hallaba en tres lugares casi en la misma centuria…en la Inglaterra de la primera mitad del S.XVIII, en Francia a mediados del mismo siglo, y en Alemania a finales. En eso pensaba Marlene cuando soñaba en la influencia del teutón.

Descargó en el archivo que Immanuel Kant nació en Prusia en 1724. Fue el primero en trabajar en la academia en calidad de profesor de filosofía. (Marlene cantaba de júbilo) lo que se reconoce como <filósofo profesional> ¿Cómo define ese término? La palabra <filósofo> se usa hoy con dos significados distintos. Uno, la persona que busca sus propias respuestas a las preguntas filosóficas. Dos, un experto en filosofía sin que haya elaborado necesariamente filosofía propia. Descubrió que Kant fue ambas cosas. Si solo hubiera sido profesor experto en pensamientos de otros filósofos no habría llegado a ocupar un lugar en la historia de la filosofía. Era esencial saber que tuvo profundo conocimiento de la tradición filosófica anterior a él.

Encontró que conocía racionalistas como Descartes, Spinoza y empiristas como Hume, Locke y Berkeley. (Marlene en el adhesivo amarillo colocó, recordar que los racionalistas pensaban que la base de todo conocimiento humano está en la conciencia del hombre y el empirista, que todo conocimiento del mundo viene de las percepciones). Hume (continúa la neo-cuántica con su metabolismo lírico que sigue al épico) afirmaba que existe un límite preciso para la conclusión de nuestras sensaciones. Como siempre, Kant opinaba que ambos tenían razón. (Una de Salomón, pensó Sofía, pero también entendió que ambas filosofías tenían rabo de paja y mejor sería no acercarlas tanto a la candela)

Kant opinaba que la percepción como la razón juega un importante papel cuando percibimos el entorno. (Marlene situó de nuevo… Salomón vs Filosofía o Empate Técnico. Sofía ni idea porqué recordó la estrofa de <<Aqualung>> de Jethro Tull<Escupiendo partes de su suerte rota>) ni por qué pensó en que si Messi es el Federer del fútbol, o Federer, es el Messi del tenis. ¿Qué? ¿Filosofía de la agonística? Kant pensó que los racionalistas excedían en lo que aportaba la razón y pensó que los empiristas hacían demasiado hincapié en la percepciónMarlene estuvo despierta casi media madrugada hasta que la razón y la percepción la llevaron a las puertas del señor de los sueños. Se durmió con el libro de GunterGrass bajo la almohada y el de Jostein Gardner en el pecho de su destino por venir. Pero bien sabía Sofía, a la hora de sacar cuentas, que las almas amontonan errores en su vida y crean un monstruo al que llaman destino. El destino también se durmió bajo su almohada.

Marcantonio Faillace Carreño

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios