Régimen se queda sin opciones con la incautación de gasolina iraní que ejecutó EE.UU.

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

La confiscación que ejecutara el Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre aproximadamente 1,1 millones de barriles de combustible de una flotilla de cuatro buques que iban hacia Venezuela pone en jaque la distribución de gasolina en la nación sudamericana. Irán planteaba repetir el éxito que logró con el envío de cinto tanqueros hace un par de meses.

El envío de combustible se había logrado entre ambas naciones a pesar de las sanciones norteamericanas en su contra.

Cabe destacar que Venezuela, el país miembro de la OPEP, tiene refinerías que en otrora eran capaces de procesar unos 1,3 millones de barriles por día (bpd) de crudo, sin en embargo en la actualidad está produciendo poco combustible como consecuencia de la falta de inversión que el régimen ha dejado de hacer durante años dentro de la estatal PDVSA.

Los envíos que Irán hizo a Venezuela en los meses de mayo y junio que aliviaron de manera temporal el suministro de combustible, se pagaron con oro, según funcionarios estadounidenses. Las colas comenzaron a bajar en muchas ciudades del país, sin embargo desde hace al menos 2 semanas, la mayoría de las estaciones de servicio del país presenta largas colas de usuarios esperando surtir gasolina. Esta es la señal del creciente empeoramiento en la escasez de combustible que golpea a los venezolanos.

Los envíos de mayo y junio desde Irán, que según funcionarios estadounidenses se pagaron con oro, aliviaron de manera temporal el suministro de combustible y redujeron las largas filas en las estaciones de combustible en muchas regiones del país. Pero hay señales crecientes de un empeoramiento por la escasez de combustible en los últimos días.

Las protestas por la escasez de gasolina se incrementaron esta semana al menos en el estado occidental de Lara y en el oriente en Monagas y Nueva Esparta, pues a través de las redes sociales y medios locales se pudo conocer que hay personas con al menos 7 días en cola esperando por combustible.

“Es bueno que el país vaya pensando que el tema de la gasolina llegó para quedarse”, dijo el viernes a periodistas el diputado opositor José Guerra. “No hay forma de resolver el problema ahorita mientras no se resuelva el problema de las refinerías”, agregó.

Las sanciones que Estados Unidos ha ejecutado en contra la estatal PDVSA ha puesto cuesta arriba los canjes de exportaciones de crudo por gasolina, exacerbando la escasez. La nación caribeña no ha recibido importaciones de gasolina desde que Irán envió los petroleros.

En julio y agosto, Venezuela recibió solo 1 millón de barriles de combustible extranjero entre envíos de diesel y nafta, según documentos internos de PDVSA, según información publicada por Reuters. Tras la llegada de gasolina iraní, el gobierno puso fin a un sistema de subsidios de combustible creando un esquema dual, que permite a los conductores una cuota mensual de gasolina subsidiada y pagar en otras estaciones combustible a precios internacionales.

PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. El gobierno culpa a las sanciones de Estados Unidos por la escasez.

En la actualidad la refinería El Palito, en el estado Carabobo, con capacidad de 146.000 bpd, solo está produciendo entre 20.000 y 40.000 de gasolina, dijeron dos fuentes conocedoras del tema. También se están realizando esfuerzos para reparar la unidad de craqueo catalítico de la refinería Cardón, de 310.000 bpd, para reiniciar su producción.

PDVSA inició la unidad de destilación número 1 en Cardón, así como la unidad de destilación número 4 de la vecina refinería Amuay en el estado Falcón, de 645.000 bpd, que podría proporcionar materia prima para el craqueador catalítico de Cardón.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios