Abandono: El regalo para Carora en sus 451 años

Richard Lameda |

Sin ninguna obra nueva de infraestructura que exhibir, con calles rotas, colapso de cloacas, ausencia de aseo urbano, sin gas, sin gasolina, apagones y sin agua, Carora arriba este martes 8 de septiembre a 451 años de fundada.

Atrás quedó la promesa que frente a la estatua del Libertador en la plaza Bolívar de Carora hizo Carmen Meléndez en 2019, de emprender en la ciudad un plan de bacheo de sus calles en ocasión de sus 450 años, exhortando a Edgar Carrasco, presente en el acto aniversario como autoridad en Torres, a apoyarla en estos trabajos.

Ese ofrecimiento quedó olvidado, al igual que la puesta en marcha de la unidad de diálisis en el Hospital General Dr. Pastor Oropeza Riera de Carora, hoy anhelada por los pacientes renales, así como la propuesta de intervenir el laboratorio de dicho centro asistencial.

Carora presenta un acelerado deterioro en todas sus áreas, salud, educción, transporte, vialidad y ornato público que afectan a todos sus habitantes.

La ausencia por parte de quienes con el voto fueron empleados por los caroreños en el poder ejecutivo municipal y en el poder legislativo de Carora, hoy es el resultado del estado de abandono en que se encuentra la capital del municipio Torres porque no salen a las calles a buscar soluciones a  problemas puntuales.

La Zona Colonial marca su deterioro, siendo patrimonio histórico nacional habitado. Presenta adoquines destrozados, fachadas coloniales agrietadas y su plaza Bolívar está desatendida por el municipio.

Dicha zona, en lugar de ser atractivo turístico, es una laguna de oxidación de aguas residuales que bajan hasta ella dejando hedores insoportables.

En sus 451 años Carora los pasará a secas, por la deficiencia que se viene agravando en los sistemas de rebombeo de agua ubicados tanto en la represa Los Quediches como Atarigua, por falta de mantenimiento preventivo y correctivo de los motores, responsabilidad de la Alcaldía en coordinación con Hidrolara.

Un 90% de sus calles y avenidas requieren asfaltado

No se repara una calle desde hace más de una década bajo una planificación concertada.

 Se recuerda que las autoridades se vieron forzadas a la repavimentación de un tramo frente al cementerio municipal ante la muerte del maestro Alirio Díaz por los actos post mortem que hubo de realizarle, en el 2016.

 Aunado a la gravedad de la capa de rodamiento se le unen decenas de cloacas colapsadas, siendo las más apremiantes la ubicada en la esquina de las calles Contreras y Monagas, en la zona centro, cuyas aguas penetraron los hogares, así como en la calle Vargas, sector Carorita.

Hoy la entrada y el centro de la ciudad lucen su peor imagen con el regreso de buhoneros a la calle, los cuales habían sido desalojados por Carmen Meléndez, con apoyo de la Guardia Nacional.

Se trató de un lucha ganada por Meléndez, que Edgar Carrasco lanza al cesto porque vuelva a afianzar a estos informales permitiéndoles que invadan los espacios peatonales.

Los caroreños lamentan que en estos últimos no han visto progreso sino un retroceso vertiginoso jamás visto en esta tierra. 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios