#OPINIÓN Cronicario: Rómulo Betancourt no firmó el acta fundacional de Acción Democrática #8Sep

Juan José Peralta | Foto: Cortesía |

Este domingo 13 de septiembre Acción Democrática celebrará con todo vigor 79 años de su fundación, enfrentando la intervención inconstitucional del Tribunal Supremo de Justicia ilegal del régimen, nacido del madrugonazo de la Navidad de 2015 cuando la saliente asamblea presidida por el capitán golpista Diosdado Cabello –sin competencia para ello porque se le había terminado el período– lo designó de manera írrita con “magistrados” tapa amarilla sin credenciales académicas, algunos de títulos forjados y hasta un ex presidiario quien lo preside.

No doblegarán al partido nacido para hacer historia como dijo en aquella fecha su principal fundador, Rómulo Betancourt, cuyo autógrafo no figura en el acta de nacimiento.

El comunismo como doctrina estaba proscrito y se acusaba a algunos dirigentes del partido en creación de simpatías con este sentimiento ideológico europeo y por ello el acta fundacional de Acción Democrática firmada aquel 13 de septiembre de 1941, en los estudios cinematográficos Ávila, en la Urbanización Valle Abajo en Caracas, empresa del maestro Rómulo Gallegos, no contó con la firma de su principal líder y promotor Rómulo Betancourt.

Tampoco pudieron rubricar Raúl Leoni, Valmore Rodríguez, Carlos D’Ascoli y otros líderes fundamentales por expresa prohibición del Gobierno del general Eleazar López Contreras, pues de lo contrario no autorizarían su creación. Acción Democrática nació en torno a la candidatura presidencial del escritor Rómulo Gallegos, siendo sus fundadores el propio autor de Doña Bárbara como presidente de la organización y firmando –entre muchos otros– Andrés Eloy Blanco, Luis Augusto Dubuc, Juan Oropeza Riera, Gonzalo Barrios, Leonardo Ruiz Pineda, Jesús Ángel Paz Galarraga y Luis Beltrán Prieto Figueroa, presentándose el partido en un asamblea general inaugural en el coso del Nuevo Circo de Caracas.

La organización se gestó en 1931, diez años antes, con el Plan de Barranquilla, un manifiesto escrito por Betancourt que da origen a la Agrupación Revolucionaria de Izquierda (ARDI) suscrito por los jóvenes perseguidos por la dictadura de Juan Vicente Gómez, tras los sucesos de 1928 en Caracas, cuando los estudiantes promovieron por primera vez protestas populares contra el dictador. Esto cambió el escenario de las luchas políticas del campo a la ciudad y la despersonalización del ejercicio de la política y el poder, además de ser un movimiento cívico que pedía cambios profundos en las estructuras políticas y económicas del país.

Muerto el tirano Gómez en Maracay en diciembre de 1935, al año siguiente fundan el Movimiento de Organización Venezolana -ORVE- y posteriormente se agrupan las izquierdas en el Partido Democrático Nacional, PDN, génesis de Acción Democrática, con Jóvito Villalba en la secretaría general y Rómulo Betancourt como secretario de organización.

Nacido para hacer historia, como dijera el propio Betancourt
posteriormente, historia que ni odios ni mezquindades pueden negar. Betancourt fue de los primeros en plantear agudas críticas a la dictadura como uno de los más destacados líderes de la Generación del 28, participó en una conjura con militares y su fracaso lo lanzó al exilio. Con el Plan de Barranquilla como boceto político en 1931 nació Alianza Revolucionaria de Izquierdas (ARDI), génesis de lo que después sería Acción Democrática.

Betancourt es el único presidente venezolano quien en su azarosa vida política promulgó dos constituciones de sentido democrático y el único mandatario en nuestra historia republicana en traspasar la banda presidencial a dos jefes de Estado elegidos por voto universal, directo y secreto, a Gallegos en 1948 y Leoni en 1964, ambos sus compañeros de partido.

Con sobrada razón es reconocido como Padre de la Democracia en Venezuela, como ha documentado el historiador barquisimetano Manuel Caballero en su visión biográfica del líder adeco en su libro “Rómulo Betancourt político de nación”.

El próximo 13 de septiembre AD cumplirá 79 años de su fundación, enfrascada en dura lucha contra el gobierno de Nicolás Maduro y enfrentando a los mercenarios de la política que entregaron al régimen los símbolos de la organización, sus bienes y hasta su tarjeta blanca para intentar participar en un fraude cantado de espaldas a los ciudadanos quienes en amplia mayoría solo piden el retorno a la democracia para reconstruir a una nación destruida por una pandilla que solo aspira continuar la destrucción total del país ahora con el respaldo de los traidores trepadores y arribistas que con falsos liderazgos solo piensan en sus bolsillos.

Juan José Peralta

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios