Régimen rechazó en un comunicado,»intromisión» del Grupo de Contacto Internacional

El régimen de Nicolás Maduro reaccionó el jueves a las supuestas «intromisiones» del Grupo Internacional de Contacto (GIC), al cual señaló de “alimentar las tensiones políticas”, luego del comunicado emitido por el grupo de países que apoyan una salida a la crisis a través del voto.

“Venezuela observa con preocupación la declaración ministerial del GIC (…), este cuerpo indefinido reincide en su permanente conducta injerencista, origen y causa de su poca o nula utilidad”, reza parte del comunicado publicado por la cancillería del régimen dirigida por Jorge Arreaza.

“Desde su primer encuentro, esta instancia no ha hecho más que procurar alimentar tensiones políticas en Venezuela y exacerbar las posiciones extremistas desenfrenadas, en línea directa con la política de agresión constante del Gobierno de Estados Unidos”, agrega el comunicado.

En el documento emitido por el Grupo de Contacto Internacional liderado por la Unión Europea se solicita al régimen eliminar los obstáculos para la participación política en las elecciones parlamentarias, convocadas por el CNE del régimen para el 6 de diciembre, que incluiría el “respeto por el mandato constitucional” de la “democráticamente elegida” Asamblea Nacional o “devolver el control de los partidos políticos a sus legítimos administradores”.

El régimen chavista respondió asegurando que “ninguno de los países” del GIC tiene un sistema electoral “tan robusto y seguro” como el venezoano. Además pidió al grupo de países que no insista con “maniobras desesperadas” por intervenir en la política venezolana.

“Venezuela preservará su soberanía e independencia ante cualquier interferencia externa que pretenda afectar la paz nacional”, prosiguió el comunicado.

Parte de las irregularidades denunciadas por la oposición están inmersas en la desconfianza en el Poder Electoral, elegido por el Tribunal Supremo de Justicia dirigido por Maikel Moreno al servicio del régimen de Nicolás Maduro, así como también la intervención de partidos opositores y los presos políticos que aún están en prisión.