¿Los bancos aumentarán las tarjetas de crédito luego del cambio en el encaje legal?

Tal Cual/ Ahiana Figueroa |

El sistema bancario podrá contar con mayores recursos para prestar, debido a una nueva modificación al encaje legal, pero se destaca que los nuevos financiamientos serán aprobados solo para el sector comercial e industrial


Analistas expresan diferentes criterios sobre si la reciente medida que modifica el encaje legal a los bancos, incidirá directamente en el aumento del tipo de cambio; pero en lo que si coinciden es que los bancos no incrementarán los límites de las tarjetas de crédito, una petición de los venezolanos desde hace un buen tiempo ante el bajo poder de compra que tienen estos instrumentos financieros y que para muchos se convirtieron en una ayuda para completar la compra de comida y/o de medicinas.

El Banco Central de Venezuela (BCV) reformó nuevamente el encaje legal bancario el pasado viernes 18 de septiembre, con lo cual permite al sistema bancario nacional liberar 30 billones de bolívares semanales. La medida se mantendrá vigente hasta el 17 de septiembre de 2021, según informó el ente emisor.

Esto hace suponer que el sistema bancario podrá contar con mayores recursos para prestar, pero se destaca que los nuevos financiamientos serán aprobados para el sector comercial e industrial, lo que sí podría dinamizar de alguna manera a la actividad económica del país sumida en una fuerte crisis que empeoró con la cuarentena decretada para evitar la propagación del coronavirus.

No obstante, habrá que esperar los resultados de esta medida, ya que el BCV ha modificado en varias ocasiones el encaje legal para contener el alza del dólar en el mercado paralelo, sin éxito.

El encaje bancario es un porcentaje de los depósitos recibidos por cada entidad financiera que no puede ser utilizado. Por ley, dicho capital debe mantenerse en efectivo en las bóvedas de la propia institución o en sus cuentas en el banco central del país. Ello, con el objetivo de mantener su liquidez. Su función principal es asegurar a los ahorristas la recuperación de su capital o como medida de protección ante eventuales retiros masivos de dinero de los bancos. Sin embargo, en Venezuela en los últimos tiempos el objetivo es cambiario.

-¿Tiene otros objetivos?

-Si. El encaje legal puede modificarse de acuerdo a los objetivos de la política monetaria de cada país. Por ejemplo, si un país enfrenta una desaceleración del ritmo de crecimiento económico, sus autoridades o bancos centrales deciden tomar una política monetaria expansiva. En ese escenario, una opción es la reducción del encaje bancario. De esa forma, las entidades financieras dispondrán de más recursos para otorgar créditos. A su vez, esto impulsará el consumo de la población y consecuentemente el Producto Interno Bruto (PIB). Lo opuesto es aplicable a una situación en la que se busca frenar el gasto. En ese caso, la autoridad monetaria debería elevar el encaje bancario para frenar ciertos desequilibrios macroeconómicos.

-¿Cuántas veces se ha modificado o aumentado en Venezuela?

-Siete veces desde octubre de 2018. El primer incremento fue de 21,5% a 31%, y luego en enero de ese año fue aumentado nuevamente a 57%. Luego estableció el encaje legal marginal, exigencia adicional que actúa sobre una parte del aumento del saldo total de los depósitos de los bancos con respecto a su base de reservas de la semana anterior. Éste también fue aumentado 2018 de 31% a 40%, y nuevamente en diciembre de ese año a 50%. Luego tuvo un alza en enero de 2019 a 60% y al 100% desde febrero. En abril de 2020, el BCV redujo el encaje en 7 puntos porcentuales, de manera que los bancos deben depositar en el emisor 93% del saldo semanal de sus captaciones en moneda nacional.

-¿Cuáles efectos han tenido todos estos cambios en la economía venezolana?

-Analistas y gremios del sector privado advierten que esta política obstaculiza y desestimula la actividad económica, debido a que paraliza los canales de crédito y genera mayor contracción económica y caída del Producto Interno Bruto (PIB) sin ayudar a contener los precios.

Pero ¿Por qué cualquier decisión que se tome sobre ello afecta a la banca y al resto de la economía? ¿Qué significa la reciente medida? ¿En qué beneficiará al venezolano común? Estas y otras interrogantes serán respondidas a continuación por varios expertos:

Asdrúbal Oliveros, director de la consultora Ecoanalítica:

-¿Qué es el encaje legal?

-El encaje legal es una disposición de las autoridades monetarias (BCV) que restringe la cantidad de bolívares que tienen los bancos y que utiliza la banca para poder prestar. Es decir, si el sistema puede otorgar préstamos por 100 millones de bolívares, sin embargo, en estos momentos se impone un encaje legal del 90%, esto significa que de esos recursos solo está permitido que preste Bs. 10 millones. Esto explica por qué los préstamos han disminuido tanto y por eso muchas de las tarjetas de crédito muestra montos muy bajos, porque la banca está bastante limitada para poder aumentar los préstamos debido a esta restricción.

-¿En qué consiste la nueva medida del encaje legal?

-Se tomó una medida en la que se estableció que los bancos pueden disponer de 30 billones de bolívares semanales para entregar como préstamos, pera no hubo reducción del porcentaje del encaje legal. Este monto es equivalente a 80 millones de dólares.

-¿En qué ayudará a la banca?

-El primer impacto es que ayuda a la banca, ya que el encaje le pone una restricción muy fuerte al sector en términos de la disponibilidad de bolívares para prestar a sus clientes y para sus gastos. Le da un alivio a la banca y va a lograr que parte de esos recursos vayan a la cartera de créditos. Sin embargo, no todo irá a los préstamos ya que los bancos tienen una deuda con el Banco Central, porque muchos no pudieron cumplir con el encaje legal, es una deuda de 19 billones de bolívares que serán descontados de los 30 billones. Quedarían libres unos 11 billones de bolívares, este es el monto que tendría impacto en la cartera de créditos en las próximas semanas. Esto equivale a unos 27 millones de dólares, un monto pequeño pero que en una economía pequeña como la venezolana tendrá efectos.

-¿Habría un alza en la entrega de créditos al comercio?

-Esos recursos los prestara la banca principalmente en créditos comerciales pero indexados al dólar, que es una de las últimas resoluciones aprobadas por el BCV. Este dinero irá a los créditos indexados porque es el crédito que no le da perdidas a los bancos.

-¿La medida permite aumentar el límite de las tarjetas de crédito?

-Soy escéptico con esto, ya que las tasas de interés están bastante limitadas y esto provoca que la banca no tenga incentivo para incrementar el crédito al consumo (…) La gente desea que los bancos suban los límites de TDC a montos aceptables. Eso no ocurre por arte de magia. Con encaje legal que limita la cantidad de bolívares a prestar y tasas de interés que son un chiste comparadas con inflación, es imposible hacerlo, entre otros factores.

-¿Se incrementarán las tasas de interés?

-Ha sido una sugerencia de la banca, que se ajusten las tasas de interés en tarjetas de crédito, por ejemplo. Pues hoy representan una pérdida significativa para los bancos y más en un entorno de profunda limitación de liquidez por el encaje.

-¿Serán eliminadas las tarjetas de crédito?

-La banca es un sector fuertemente regulado. Pero en la práctica muchos lo han hecho, e incluso al vencimiento, se elimina el instrumento para el usuario.

-¿Se prevé un alza en la entrega de créditos hipotecarios?

-A los problemas que mencioné, súmele que estos son créditos a largo plazo, que en un entorno hiperinflacionario no tienen viabilidad.

-¿Que efecto tendrá la medida sobre el tipo de cambio?

-Evidentemente toda empresa que reciba bolívares, terminará comprando divisas, ya sea para comprar materia prima, para aumentar inventario, por lo que se espera en las próximas semanas una presión adicional a los desequilibrios que ya tiene la economía venezolana. Es decir, una presión al alza del dólar en el mercado paralelo.

Leonardo Buniak, economista y analista bancario

-¿Es un cambio positivo la medida del BCV sobre esta forma de modificar el encaje legal?

-El BCV tomó la decisión correcta pero fue incompleta, porque no debía haber un descuento en el encaje sino una disminución en el porcentaje como históricamente ha sido en Venezuela en los últimos 100 años y como es en la banca mundial. Es oportuno señalar que el promedio en América Latina no supera 3% mientras que en Venezuela es de 90%.

-¿Qué tipo de medida se debería tomar con respecto al encaje legal?

-El encaje se debería bajar a 60%, eso es una necesidad urgente en las actuales condiciones de la economía venezolana. Es una necesidad que debe materializarse ya, luego hay temas muy importantes que atender. Con esta decisión se liberan recursos sin que el Estado realice emisión monetaria y se evita un alza en la inflación, pues se trata de bolívares que se encuentran en el BCV.

-¿La medida permitirá aumentar los límites de las tarjetas de crédito?

-La reforma del encaje legal permitirá a la banca otorgar créditos lo que contribuirá a la dinamización de la economía, sobre todo el sector comercial, pero no va a impactar a las tarjetas de crédito. Se va a dinamizar el crédito indexado en dólares, pero en las tarjetas de crédito no está indexado en divisas, entonces para la banca no tiene incentivo aumentar el límite de estos instrumentos financieros.

-¿Tendrá un impacto directo sobre el tipo de cambio?

-Cuando se produce un ajuste del encaje legal lo primero que se piensa que esto va a estimular el crédito bancario y que podría ser utilizado por razones especulativas en el mercado cambiario para presionar el dólar, pero esta medida no debería incidir directamente en el aumento del tipo de cambio.

-¿El sector bancario venezolano se encuentra en seria dificultades debido a las restricciones que genera el actual encaje legal?

-Aun cuando el sector financiero venezolano presenta caídas en niveles de rentabilidad, debido a la merma del ingreso financiero debido a las políticas impuestas por el Banco Central de Venezuela, la banca local está sólida. Sin embargo, no cuenta con la capacidad para incidir en la recuperación de la actividad económica. Si valoramos la cartera de créditos, hoy la más pequeña de América Latina, por debajo de Haití, de Surinam y de la Guayana Francesa.

Lea más en www.talcualdigital.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios